Superintendencia de Sociedades de Colombia asume el control de Monómeros, filial de PDVSA

Según un documento reservado que circula en el alto Gobierno, 4 de cada 10 kilos de alimentos que se consumen en Colombia dependen de fertilizantes que Monómeros provee.

0
328

La Superintendencia de Sociedades tomó el control de Monómeros Colombo-Venezolanos S. A, filial de la estatal venezolana Petróleos de Venezuela (PDVSA); la cual es una empresa clave para la seguridad alimentaria del país y que es pretendida por la administración madurista, reseñó Semana.

De interés: Cesta Petare registró un incremento de 5,06% en sus precios en dólares

La medida busca que se tomen correctivos para subsanar una situación crítica de orden contable, económica, jurídico o administrativo.

La intervención de Supersociedades implica que esa entidad queda facultada para “ordenar los correctivos necesarios para subsanar una situación crítica de orden jurídico, contable, económico o administrativo”.

Según los alcances de la decisión, el control que podrá ejercer la Superintendencia es amplio.

De acuerdo con lo establecido en la Ley 222 de 1995, que es la que contiene esta alternativa, la Supersociedades podrá –por ejemplo– “autorizar la colocación de acciones y verificar que la misma se efectúe conforme a la ley y al reglamento correspondiente”.

De hecho, en la mesa de diálogo con la oposición en México, Nicolás Maduro propuso la devolución de la empresa química Monómeros, ubicada en Colombia, lanzando una advertencia para el gremio del agro en el país cafetero y poniendo en riesgo –incluso– la seguridad alimentaria, toda vez que esta empresa produce fertilizantes, que son claves para la siembra de productos agrícolas en el campo colombiano.

irregularidades

EL TIEMPO ya había revelado detalles de una inspección de la superintendencia a la sede de Monómeros y de un posterior requerimiento.

En efecto, una comisión se hizo presente tras recibir una alerta por el contrato suscrito entre Monómeros –dedicada a la fabricación de abonos y productos químicos– y la firma Lionstreet, de Panamá.

Además de un informe de gastos operacionales y compras, se les pidió a sus directivas que entregaran una relación de sueldos, salarios y todo tipo de erogaciones a gerentes y miembros de junta.

Varios políticos y el sindicato venían advirtiendo sobre irregularidades, que el gerente de Monómeros, Guillermo Rodríguez Lamprea, le negó a EL TIEMPO.

Pero más allá de cifras y pulsos políticos internos, EL TIEMPO estableció que la amenaza de Maduro de llevarse a Monómeros –de la que Ecopetrol alcanzó a tener un 50 por ciento– activó las alarmas en varios sectores en donde consideran a esa empresa como de valor estratégico para la seguridad alimentaria del país.

Según un documento reservado que circula en el alto Gobierno, 4 de cada 10 kilos de alimentos que se consumen en Colombia dependen de fertilizantes que Monómeros provee.

Alerta en Colombia

Las marcas Nutrimon y Ecofértil son insumos clave de pequeños y medianos productores de tres sectores: de papa en Boyacá, de café en el Quindío y de melón en el sur del Atlántico.

“Monómeros tiene 53 años de trazabilidad y experiencia. Es medular en el proceso de producción de alimentos y en la cadena agroindustrial de Colombia, donde abastece más del 37 por ciento del mercado total de fertilizantes”, se advierten en el documento.

Forma parte de nuestro canal en Telegram y mantente informado del acontecer político y económico de Venezuela https://t.me/Descifrado