Temen por escasez de diésel en Venezuela: ¿Biden podría revertirlo?

204
Temen por escasez de diésel en Venezuela: ¿Biden podría revertirlo?
- Publicidad -

Expertos del sector petrolero ven posible que el gobierno del presidente Joe Biden levante la prohibición al intercambio de crudo por diésel en Venezuela, a pocos meses de que el país agote sus reservas, lo que agravaría la crisis humanitaria.

Por Alejandra Arredondo y Gustavo Ocando Alex | Voz de América

Jean Psaki, vocera de la Casa Blanca, expresó el martes el deseo de la administración Biden de promover una transición pacífica y democrática en Venezuela mediante elecciones libres y justas. También, aseguró que Washington “perseguirá a individuos” venezolanos implicados en corrupción y violaciones de derechos humanos, lo que pareció estar enfocado en sanciones individuales, no en las sectoriales, como se identifican a las restricciones vinculadas a operaciones de energía y finanzas del régimen chavista.

- Publicidad -

Varios analistas consultados por la Voz de América consideran que revocar la restricción no levantaría la presión a Maduro, y en cambio, evitaría que el país se quede sin diésel, esencial para el transporte de alimentos, la generación eléctrica y el transporte público.

¿Por qué es importante el diésel?

La escasez de gasolina en Venezuela —provocada por el colapso de la industria petrolera y las sanciones estadounidenses—ha forzado al país a importar diésel y gasolina tanto por medio de los truques, como de Rosneft, la petrolera rusa que también fue sancionada por EE.UU.

El diésel, por lo tanto, cobró relevancia como el motor para actividades esenciales para la sociedad. “Es un combustible muy importante varias actividades que tienen relevancia humanitaria, en particular el transporte de alimentos, la generación eléctrica y el transporte público”, explicó a la VOA Francisco Rodríguez, un economista venezolano.

Actualmente, el país tiene inventarios de diésel para suplir la demanda mínima hasta finales de marzo, aseguró Luis Vicente León, director de Datánalisis, una firma consultora.

¿Cuándo se prohibió el canjeó de diésel y por qué?

Desde octubre del 2020, el gobierno del expresidente Donald Trump prohibió a compañías petroleras enviar diésel a Venezuela a cambio de crudo. Más de un año antes, en enero del 2019, EE.UU. impuso sanciones a PDVSA, la empresa estatal petrolera venezolana; sin embargo, los trueques de diésel estaban exentos.

Tres empresas extranjeras, Repsol, Relliance y Eni participaron en este intercambio con PDVSA. Según Consecomercio, a Venezuela no llegado un solo buque cargado con carburante importado desde el 24 de octubre de 2020.

El entonces enviado especial del Departamento de Estado, Elliott Abrams, justificó la medida como una herramienta de presión al régimen de Maduro. El argumento era que el régimen de Maduro estaba enviando crudo y diésel a Cuba.

En los últimos tres meses, Venezuela envió a Cuba un promedio de 4.000 barriles diarios de diésel, según datos de Reuters. Sin embargo, coinciden expertos, la cantidad que se envía a la isla es pequeña en comparación con lo que se consume y se necesita en el país.

“Los envíos a Cuba son enanos en comparación al déficit de diésel que se generaría con la ruptura del acuerdo [la exención]”, dijo León. La brecha entre la cantidad de diésel que se consume y la que se demanda en el país está entre 16.000 y 20.000 barriles diario, aseguró el experto.

El consumo nacional de diésel está calculado en aproximadamente 100.000 barriles diarios, según cifras publicadas en noviembre pasado por la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros de Venezuela. Iván Freites, secretario de ese sindicato, afirmó entonces que las refinerías de PDVSA solo producían 25 por ciento de lo requerido, es decir, unos 25.000 barriles al día.

Una medida “humanitaria”

Levantar la prohibición al canje, aseguraron los expertos, daría a Venezuela el acceso esencial al combustible sin el cual se agravaría la crisis humanitaria por la que atraviesa el país.

“Es uno de los temas más críticos que vive Venezuela en este momento”, dijo León, “para los demócratas, quienes ven el tema humanitario como clave, podría ser el único matiz relevante de cambio frente a Venezuela”.

Miguel Pizarro, el enviado para la ONU de Juan Guaidó, uno de los líderes democráticos, reconocido por decenas de países, incluido EE.UU. como presidente interino de Venezuela, dijo a la VOA que la emergencia humanitaria no es culpa de las sanciones, pero reconoció que tienen efectos negativos al estar vigentes por mucho tiempo.

“Esta sanción [al canje de crudo por diésel], aplicada por tiempo prolongado, podría afectar la distribución de asistencia humanitaria en el país y la capacidad mínima de proveer servicios, por ejemplo”, escribió el político opositor.

Antes de que el gobierno estadounidense tomara la decisión de prohibir los intercambios, un grupo de 115 organizaciones e individuos escribieron al entonces secretario de Estado, Mike Pompeo, pidiéndole que no lo hiciera.

“La escasez de diésel no va a perjudicar al régimen (…) no creo que esta medida proporcione una presión adicional. De hecho, hace un gran daño a la población”, dijo a la VOA Geoff Ramsey, director para el programa de Venezuela de WOLA, una de las organizaciones que firmó la petición.

Un problema de “escala nacional”

Zulia, el estado más poblado de Venezuela y uno de los puentes comerciales del país, es una de las regiones más afectadas por la suspensión de la exención de las sanciones contra PDVSA que permitía el intercambio de petróleo por diésel.

Erasmo Aliam, sindicalista del sector transporte, destaca que el traslado de pasajeros, alimentos, medicinas y cargas varias se ha afectado por la escasez del gasóil, como también se le conoce al diésel.

“Cada día empeora más la situación con la gasolina. En Caracas y la región central del país, la cuestión es más suave, aquí hay más colas, dura la gente cuatro o cinco días en las colas para echar gasolina. El transporte general se mueve con el gasóil”, declaró a la Voz de América.

Aliam, presidente de la Central Única de Transporte de Zulia, confirma que muchos choferes invirtieron en la adaptación de los motores de sus vehículos para utilizar diésel, debido a la falta crónica de gasolina que existe.

“Muchos se endeudaron para poner ‘motores diésel’ y nos encontramos que también hay problemas (para hallarlo), hay largas colas. Hay una estación que está asignada para el transporte público y el gasóil también ahí tiene días que no llega. Nos están advirtiendo que se agotó”, comenta.

Los comerciantes venezolanos también admiten que sienten el impacto de la falta de diésel. Felipe Capozzolo, presidente del Consejo Nacional del Comercio y los Servicios, Consecomercio, dijo este miércoles que no hay “flujo continuo” del hidrocarburo líquido desde finales de octubre del año pasado. En conferencia virtual de prensa, precisó que hay estados venezolanos que “tienen el protagonismo de las calamidades”, como Zulia o Barinas, pero advirtió que el problema ya alcanza dimensiones nacionales.

“La preocupación es importante. Se suma a la escasez de gasolina. Es un problema de escala nacional. Lo del diésel debe abordarse y los gremios estamos trabajando para que esta situación con el diésel sea revertida. La llave de esa caja (de solución a la escasez de diésel) la tiene el sector político, el gobierno y la oposición”, expresó Capozzolo.

Manifestó su esperanza de que este período sea “lección aprendida” para los sectores involucrados para “generar todo nuestro diésel sin depender de nadie”.

Forma parte de nuestro canal en Telegram y mantente informado del acontecer político y económico de Venezuela https://t.me/Descifrado

- Publicidad -