WSJ: La industria petrolera se está desvaneciendo en la tierra de las reservas más ricas del mundo

La historia petrolera de Venezuela comenzó en 1922 con el primer pozo exitoso del país. En poco tiempo, Venezuela fue el segundo mayor productor de petróleo del mundo, después de Estados Unidos, con una producción que excedía incluso a la de Arabia Saudita e Irán. En 1960, el ministro de Petróleo de Venezuela, Pablo Pérez Alfonzo, encabezó la fundación de la OPEP. Pero el país también tenía grandes focos de pobreza y una clase dominante corrupta. Su dependencia del oro negro lo dejó vulnerable a perturbaciones como los choques de precios. Pérez Alfonzo profetizó que la dependencia de lo que él llamó “los excrementos del diablo” algún día traería la ruina

220
WSJ: La industria petrolera se está desvaneciendo en la tierra de las reservas más ricas del mundo
- Publicidad -

La industria petrolera de Venezuela, rica en reservas, un recurso aliado crucial en la Segunda Guerra Mundial, miembro fundador de la OPEP, se está deteniendo.

Venezuela tiene mayores reservas de petróleo que cualquier otro país. Pero después de años de corrupción , mala gestión y más recientemente de las sanciones estadounidenses, su producción de petróleo ha caído a una décima parte de lo que era hace dos décadas.

Desde el lago Maracaibo en el oeste hasta el cinturón petrolero del Orinoco en el este del país, los pozos abandonados se oxidan al sol mientras los saqueadores hurgan en el metal. La última plataforma de perforación que aún funcionaba en Venezuela cerró en agosto. El país está en camino, a fines de este año, de estar bombeando poco más petróleo que el estado de Wyoming.

- Publicidad -

«El veinte por ciento del petróleo del mundo está en Venezuela, pero ¿de qué sirve si no podemos monetizarlo?» dijo Carlos Mendoza, embajador del fallecido presidente socialista Hugo Chávez, quien disfrutó de una bonanza petrolera cuando los precios estaban altos pero privó a la industria de fondos de inversión y mantenimiento.

“Estamos entrando en una era post-petrolera”, dijo Mendoza.

Si bien el petróleo está bajo presión en todo el mundo por las preocupaciones del cambio climático y el aumento de la energía eólica y solar, lo que le está sucediendo al petróleo en Venezuela va mucho más allá de los problemas de la industria mundial. Es una crisis existencial para un país que ha dependido durante mucho tiempo del petróleo para casi todas sus ganancias en divisas.

Este año, los ingresos petroleros de Venezuela probablemente caerán por debajo de los fondos limitados provenientes de otras fuentes como la minería de oro y las remesas de trabajadores en el extranjero, dijo Luis Vicente León, economista y encuestador. Es probable que la economía de Venezuela se contraiga más del 30% este año debido al colapso del petróleo más la pandemia, dice Ecoanalitica, una firma consultora de negocios de Caracas.

Secando

Venezuela fue un importante productor de petróleo durante décadas, pero ahora ha caído mucho

Para la sufrida ciudadanía, la perspectiva es de más miseria, en un lugar donde el 96% de la población ya vive por debajo del umbral de la pobreza, según un estudio de tres universidades. Cinco millones de venezolanos han huido de su país en los últimos cinco años, según un recuento de las Naciones Unidas.

En la isla de Margarita, donde vive Juana Herrera, no hay gasolina para hacer funcionar su automóvil. Las refinerías venezolanas son tan decrépitas que casi no producen propano, lo que significa que su familia no puede usar sus estufas de gas. La escasez de combustible para cocinar es un problema para cuatro de los cinco hogares del país, dijo Julio Cubas, director del Observatorio de Servicios Públicos, una organización sin fines de lucro que estudia el acceso de los venezolanos a los servicios básicos. 

Lea además: AP: Temen que expresidente de Citgo detenido por Maduro se haya contagiado de covid-19

La Sra. Herrera, de 55 años, depende de la madera. “Es como si la comunidad de esta isla se estuviera extinguiendo lentamente”, dijo.

Se pueden escuchar historias similares en todo el país caribeño cuando la casi parálisis de las refinerías, que se debe en parte a la falta de suministros importados, se extiende a otras industrias, desde la alimentación hasta el transporte.

David Bermúdez, un mayorista de huevos en el estado sureño de Bolívar, dijo que las entregas que solía recibir de las granjas cada dos días ahora llegan solo cada dos semanas, ya que los agricultores acaparan el escaso combustible de motor. El resultado es privar a los residentes del estado mayoritariamente rural de lo que normalmente es una fuente de proteínas de bajo costo.

Las llamadas en busca de comentarios del Ministerio de Información de Venezuela y del gigante petrolero estatal Petróleos de Venezuela SA, conocido como PdVSA, no fueron respondidas.

Diosdado Cabello, un aliado de Maduro considerado el segundo político más poderoso del país, dijo en una aparición televisiva el miércoles que «Venezuela no ha recibido ingresos formales de la industria petrolera desde octubre».

Elogió la resistencia del gobierno. “Esta batalla no es fácil”, dijo Cabello. «Pero la otra opción era simplemente rendirse».

Chevron Corp. es el último gigante petrolero estadounidense que sigue operando en Venezuela, y el resto se fue después de que Chávez reescribió los contratos hace más de una docena de años. Chevron aguantó, luchando con si corría el riesgo de dañar su reputación, pero sabiendo que una retirada podría poner en peligro las finanzas del gobierno .

Después de trabajar en Venezuela durante 94 años, Chevron ahora se ve obligada a irse el 1 de diciembre. La administración Trump, aumentando la presión sobre el sucesor autoritario de Chávez, Nicolás Maduro, ya no le dará a Chevron una exención de las sanciones estadounidenses que prohíben a las empresas hacer negocios con el gobierno venezolano.

La decisión de Estados Unidos también se aplica a cuatro compañías internacionales de servicios petroleros que hasta ahora han desempeñado un papel importante en ayudar a Venezuela a bombear su crudo: Schlumberger Ltd., Halliburton Co., Baker Hughes Inc. y Weatherford International Ltd.

A principios de este año, 25 plataformas de perforación aún estaban buscando nuevos depósitos de petróleo en Venezuela, según Baker Hughes. En agosto, Nabors Industries , un contratista de Chevron, sacó la última plataforma.

Hace tan solo 18 meses, Venezuela producía casi un millón de barriles de crudo al día. Ahora la cifra ronda los 300.000 barriles y algunos analistas prevén que se deslizará a solo 200.000 barriles diarios para fines de este año.

Eso dejaría al gobierno con quizás $ 4 mil millones en ingresos petroleros anuales, una cantidad que recibió cada dos semanas en el último año de auge de 2012, dijo Giorgio Cunto, economista de Ecoanalitica.

El colapso ha tenido poco efecto en los mercados petroleros mundiales porque otros productores de la OPEP compensan con creces la reducción de la producción de Venezuela. Y las refinerías estadounidenses, que durante mucho tiempo habían sido el mayor comprador de Venezuela, no se ven afectadas por su caída debido al fuerte aumento de la producción de petróleo de Estados Unidos en los últimos años.

Si bien las sanciones de Estados Unidos sin duda han empeorado las cosas para la industria venezolana, los economistas dicen que la mayor parte de la culpa radica en las dos décadas de incompetencia y corrupción bajo los gobiernos de Chávez y Maduro, que incluyeron hacer que los socios comerciales extranjeros no fueran bienvenidos.

La historia petrolera de Venezuela comenzó en 1922 con el primer pozo exitoso del país. En poco tiempo, Venezuela fue el segundo mayor productor de petróleo del mundo, después de Estados Unidos, con una producción que excedía incluso a la de Arabia Saudita e Irán. En 1960, el ministro de Petróleo de Venezuela, Pablo Pérez Alfonzo, encabezó la fundación de la OPEP.

Más información: EE.UU. sanciona a la presidenta del CNE de Maduro y otros funcionarios chavistas

Venezuela se estaba desarrollando rápidamente y atraía inmigrantes europeos en la década de 1970, una década en la que su gobierno nacionalizó la industria petrolera. El petróleo convirtió a Venezuela en el país per cápita más rico de América Latina a fines de la década de 1970.

Pero el país también tenía grandes focos de pobreza y una clase dominante corrupta. Su dependencia del petróleo lo dejó vulnerable a perturbaciones como los choques de precios. Pérez Alfonzo profetizó que la dependencia de lo que él llamó “los excrementos del diablo” algún día traería la ruina.

Cuando Chávez, un ex capitán del ejército con mentalidad revolucionaria, llegó al poder en 1999, prometiendo cerrar la brecha de riqueza en la sociedad venezolana con políticas socialistas, puso fin a la independencia operativa de la que disfrutaba PdVSA, la compañía petrolera estatal.

PdVSA se había ganado una reputación por su eficiencia. Chávez despidió a su alta dirección después de una huelga de la industria destinada a derrocar su liderazgo. Comenzó a utilizar la empresa para construir viviendas, distribuir pollo a los habitantes de los barrios marginales y organizar manifestaciones del Partido Socialista. Venezuela ha mantenido la gasolina prácticamente gratis para sus ciudadanos. También vendió petróleo a tasas reducidas a aliados de izquierda en la región, como Cuba.

En 2006, Chávez rompió los contratos con las empresas internacionales que estaban haciendo gran parte del trabajo del campo petrolero, lo que las obligó a ceder el control operativo y financiero mayoritario de los proyectos a PDVSA. Una a una, las grandes petroleras como Exxon Mobil Corp. abandonaron el país. La inversión disminuyó, al igual que la producción.

Al principio, pocos en Venezuela lo notaron o les importó. El precio del petróleo, impulsado por una economía china en alza, estaba subiendo. El alza de precios le dio al gobierno una recompensa, que Chávez gastó en programas como alimentos y otros subsidios en lugar de mantener la industria petrolera . Cuando sucumbió al cáncer en 2013, la producción de petróleo crudo de Venezuela era aproximadamente la mitad del nivel que tenía cuando asumió el cargo.

Además, miles de millones de dólares de ingresos petroleros se desviaron a fondos discrecionales controlados por el presidente con poca contabilidad. El gasto sin control permitió a los miembros del régimen saquear las arcas del estado y enriquecerse. El soborno generó una burguesía izquierdista en Venezuela que derrochó lujos, desde opulentos lofts de Miami hasta castillos en España.

Diego Salazar, un ejecutivo petrolero y primo de un antiguo zar del petróleo, se convirtió en guardián de PdVSA. Los fiscales venezolanos acusan a Salazar de cobrar a empresas extranjeras sobornos multimillonarios para operar en el país . Sus amigos dijeron que a veces repartía Rolex en las fiestas, ganándose el apodo de Mr. Wristwatch. Después de una pelea con Maduro, Salazar fue encarcelado en 2017 por cargos de corrupción. Su familia ha comparado el arresto con un secuestro. Salazar no pudo ser contactado para hacer comentarios. No ha tenido audiencias judiciales.

Los ejecutivos de nivel inferior también se aprovecharon, según los registros de la empresa y los documentos judiciales. En una empresa conjunta, los gerentes robaron cientos de millones de dólares al inflar de manera rutinaria el costo de los suministros de los campos petrolíferos , como el equipo de oficina, más de 100 veces, según los documentos de cobro y las facturas de compra revisadas por The Wall Street Journal. El operador de una empresa que suministraba equipos de oficina se declaró culpable y fue condenado a arresto domiciliario.

Lea además: Nicolás Maduro designa ocho nuevos ministros

Transparencia Internacional, que se autodenomina un movimiento global con la misión de promover la rendición de cuentas y la integridad, clasifica a Venezuela como uno de los países más corruptos del mundo en su “índice de percepción de corrupción”. Los años de robo, combinados con un gasto en subsidios interminable y el descuido de la infraestructura, han dejado a la economía de Venezuela con poco que mostrar por los más de $ 1 billón en ingresos petroleros que recaudó en 22 años de gobierno de izquierda. Casi un tercio se perdió por actos ilícitos , dijeron al Journal antiguos aliados del gobierno.

La fiesta terminó cuando los precios mundiales del petróleo comenzaron a caer abruptamente en el otoño de 2014. La economía de Venezuela, privada de ingresos, entró en caída libre. El gobierno de Maduro reforzó el control político para mantenerse en el poder, marginando a la legislatura del país y haciendo que los manifestantes fueran golpeados, arrestados o fusilados .

Lo poco de la industria petrolera que sobrevivió a las heridas autoinfligidas ha sido objeto de sanciones por parte de la administración Trump en los últimos dos años. El objetivo de la administración estadounidense, que reconoce al líder opositor Juan Guaidó como el presidente legítimo de Venezuela, es cortar los ingresos para sacar del poder a un régimen de Maduro ampliamente acusado tanto de fraude electoral como de abusos a los derechos humanos .

Funcionarios estadounidenses, luego de tomar medidas punitivas para detener el comercio y transporte de petróleo venezolano. Una opción es obstaculizar aún más la capacidad de Venezuela de intercambiar petróleo crudo por diesel y otros combustibles refinados. A pesar de la escasez de estos productos en el país, el régimen de Maduro aún envía productos petroleros a precios reducidos a aliados como Cuba, dijo Elliott Abrams, enviado especial de Estados Unidos para Venezuela.

“Maduro ha demostrado constantemente que no le importa la vida de los venezolanos”, dijo Abrams. “Si hay escasez de diésel, la manera más fácil de paliarlo es terminar con la relación colonial entre Cuba y Venezuela”.

Millones de barriles de petróleo crudo venezolano producidos en los últimos meses están atrapados en instalaciones de almacenamiento al máximo o en camiones cisterna en el mar, y pocos compradores están dispuestos a arriesgarse a desafiar la prohibición de Estados Unidos sobre el comercio de petróleo venezolano. Irán envió a Venezuela 1,5 millones de barriles de combustible para motores esta primavera y verano desafiando la prohibición , pero eso solo fue suficiente para unas pocas semanas de demanda.

Las refinerías de petróleo de Venezuela una vez convirtieron su crudo en 600.000 barriles de gasolina al día, satisfaciendo la demanda local y enviando aproximadamente la mitad para la exportación. Hoy luchan por producir de 30.000 a 40.000 barriles por día, según el sindicato de trabajadores de la refinería. Las sanciones de Estados Unidos han obstaculizado la capacidad de las refinerías para importar los componentes y productos químicos necesarios. Los conductores venezolanos ahora esperan en la fila, a veces durante días, para llenarse.

“Angustia permanente, eso es lo que siento”, dijo Irelis Martínez, una jubilada de 63 años en Caracas, quien culpa la escasez en parte a las sanciones estadounidenses. “Simplemente reza para que todas las partes puedan llegar a alguna solución. Con cada vez más bloqueos, los únicos que veo sufrir son los venezolanos promedio como yo ”, dijo.

Maduro se llama a sí mismo víctima de la agresión imperialista y culpa a Estados Unidos de desestabilizar la compañía petrolera estatal. «Donald Trump ha librado una guerra contra PdVSA», dijo en un reciente discurso televisado.

Con tan pocos ingresos petroleros, Maduro ha hecho algo que sus predecesores no se atrevieron. En junio, el gobierno venezolano comenzó a cobrar casi precios de mercado por la gasolina . El precio subió a 2 dólares el galón durante la noche, un shock en un país donde el gas gratis se consideraba prácticamente un derecho de nacimiento.

Caracas, donde el tráfico durante décadas se consideró entre los peores del hemisferio, ahora tiene carreteras y caminos relativamente desocupados. La hora punta es cosa del pasado.

A principios de este año, la administración de Maduro reconoció algunos errores en su gestión petrolera y reveló planes para reformar la industria, prometiendo un mayor control y mejores condiciones de participación en las ganancias para las empresas extranjeras. Dadas las sanciones de Estados Unidos que prohíben a empresas de cualquier país trabajar en Venezuela, los cambios han tenido poco efecto.

Gilberto Morillo, exdirector de PdVSA, se puso nostálgico acerca de cómo el petróleo fue una vez un boleto a la modernidad y la estabilidad.

“Hace cien años, comenzamos desde cero”, dijo. “Y ahora es como si tuviéramos que reiniciar el camino, con un país improductivo en ruinas”.

Reportaje por The Wall Street Journal

Forma parte de nuestro canal en Telegram y mantente informado del acontecer político y económico de Venezuela https://t.me/Descifrado

- Publicidad -