AFP: En medio de la inflación más alta del mundo: ¿cómo se sobrevive a la crisis económica en Venezuela?

Con efectivo escaso y monedas inexistentes, los ciudadadanos dependen de tarjetas de débito hasta para pagar un café, y de monedas extranjeras, en especial el dólar

134
Foto AFP
- Publicidad -

En plena pandemia, los ciudadanos compiten a contrarreloj con una voraz hiperinflación, buscando sobrevivir a la crisis económica. ¿Las estrategias? Comprar bienes al momento con un bolívar devaluado y administrar dólares intentando ahorrar mientras el covid-19 avanza.

En una crisis económica encaminada a su séptimo año de recesión y luego de unos tres años en hiperinflación, los precios suben en cuestión de horas como consecuencia de una inflación que en 12 meses hasta julio llegó a 4.099%, según la Asamblea Nacional.

Esto ocurre en buena medida por la emisión de dinero para financiar el déficit fiscal, en medio del retroceso de la producción petrolera, principal fuente de divisas del país, golpeada a su vez por sanciones estadounidenses a la estatal Pdvsa.

- Publicidad -

El bolívar se depreció 77,9% desde enero.

Con efectivo escaso y monedas inexistentes, los ciudadadanos dependen de tarjetas de débito hasta para pagar un café, y de monedas extranjeras, en especial el dólar.

Lea además: Tarjetas de débito desplazaron a las TDC

En ese escenario, quienes pueden se resguardan comprando dólares en un mercado negro que funciona en paralelo con el control cambiario, hoy con flexibilizaciones.

“Apenas hay un incremento importante del tipo de cambio, los precios se ajustan prácticamente de inmediato y quizá ese ajuste sea hasta de más para protegerse”, explicó a la AFP el economista Henkel García, de la firma Econométrica.

Crisis económica que obliga a gastar en “cualquier tontería”

Delia Hernández, de 58 años de edad, gasta casi al instante sus ingresos como pensionada y jubilada del Ministerio de Educación, equivalentes a 3,2 dólares mensuales, antes de que se diluyan.

“Cuando me depositan, enseguida compro cualquier tontería: un kilo de harina, una bolsita de jabón”, señaló. Se restringe gustos como tomar leche, pues un kilo en polvo duplica su ingreso en medio de la inflación más alta del mundo.

“Mientras todo esto pasa y vemos qué se puede hacer, tomamos la decisión de vender charcutería en la casa”, contó Delia, quien invirtió buena parte de la liquidación de su esposo, despedido durante la pandemia de coronavirus, para subsistir.

La pareja rompe la cuarentena vigente desde marzo para comprar embutidos, en medio de una ola de contagios en Venezuela, con 49.877 casos confirmados y 402 muertes, según cifras oficiales cuestionadas por la oposición y ONG.

“Tenemos que salir, ir al mercado de Quinta Crespo, que es lo más cerca, comprar rapidito y regresar a la casa”, indicó.

Forma parte de nuestro canal en Telegram y mantente informado del acontecer político y económico de Venezuela https://t.me/Descifrado

- Publicidad -