Panaderías y restaurantes de Bolívar al mínimo de su producción por falta de gas

Ante esta situación han tenido que recurrir a otros métodos de cocina menos cómodos

79
bombonas de gas
- Publicidad -

La crisis de gas doméstico se ha intensificado en los últimos tres meses. Algunas comunidades de Ciudad Guayana ya cocinan a leña y trancan calles por la ineficiencia en el servicio de Bolívar Gas que puede tardar hasta 4 meses en despachar el bien de consumo masivo a las residencias.

La situación se extiende al área económica del municipio Caroní, impactando de manera directa a los negocios de venta de comida. “Hemos tenido que hacer mil y una maromas”, manifestó Erick Coppola, vendedor de comida rápida.

Señaló que, luego de un mes sin servicio, en contra de su voluntad tuvo que comprar dos hornillas eléctricas para poder seguir trabajando.

- Publicidad -

“La broma está tan difícil que el que no trabaja no come”, lamentó. Con estos nuevos equipos eléctricos su trabajo se volvió más engorroso, toda vez que las hornillas eléctricas no tienen la misma rapidez, algo fundamental en su trabajo de atención al público.

Coppola relata que hubo días que tuvo que detener la venta. Hasta en 35 dólares le estaban vendiendo el cilindro de gas mediano, un precio que su negocio no puede asumir. “La ganancia se te va en cambiar una bombona”, contó.

Simón Llanes, vendedor de comida, también ha visto como la falta de gas incide en su trabajo. Llevaba tres meses sin necesitar un cilindro hasta que empezaron a bajar los niveles en su inventario y no ha podido comprar un respaldo. Calcula que las que tiene en uso le alcancen para un máximo de tres días.

“Ni pagándola al precio que sea”, comentó. El comerciante señaló que, aunque ha buscado en mercados informales tratando de pagar precio en dólares, la escasez del gas es tanta que no ha podido conseguir. “De igual forma no hay”, expresó.

En estos momentos está trabajando de forma reducida, compró una plancha y una freidora eléctrica dado que tiene 10 empleados y un negocio que mantener.

“Me da tristeza ver la panadería pelada”.

Mi situación es crítica”, dijo el gerente de una panadería que prefirió no identificarse y cuyo negocio lleva 20 días sin contar con el suficiente gas para mantener las operaciones.

“La orden es que no hay para comercio, todo es para el pueblo”, le dijeron al comerciante en una de las visitas a la planta en Unare para gestionar el combustible. El gerente expuso que la panadería ofrece un servicio importante a la ciudadanía y, por lo tanto, exige un trato justo para preservar los puestos de trabajo de los empleados. “Me da tristeza ver la panadería pelada”, indicó.

Insiste que es fundamental abastecer correctamente al comercio dado que una bombona dura día y medio para una preparación de seis sacos de harina en promedio que da para el consumo de un día.

Aunque ha pensado en comprar cilindros en mercados informales no lo ha hecho debido a los altos costos y los peligros que implica.

Continuar leyendo en Correo del Caroní.

Forma parte de nuestro canal en Telegram y mantente informado del acontecer político y económico de Venezuela https://t.me/Descifrado

- Publicidad -