Ruperti revela las razones por las que trae gasolina a Venezuela

“Tenemos que ir a trabajar”, dijo Ruperti a Associated Press .“Tenemos que tratar de marginar a los políticos y trabajar todos los días un mínimo de 12 horas para resolver la situación”

240
Foto: AFP
- Publicidad -

Un controvertido magnate naviero que suministra gasolina a su Venezuela natal dijo que hará lo que sea necesario para evitar que la escasez de combustible empeore una explosión social que advierte que podría ser peor que cualquier cosa causada por la pandemia COVID-19 en el país.

Por Joshua Goodman y Scott Smith | The Associated Press

Traducción libre del inglés por lapatilla.com

- Publicidad -

Wilmer Ruperti dio su primera entrevista en años después de que The Associated Press informara a principios de este mes que su compañía, Maroil Trading Inc., estaba comprando gasolina que la mayoría de las compañías se niegan a vender al país socialista en bancarrota y fuertemente sancionado. Dijo que los primeros 300, mil barriles llegaron la semana pasada y otros al menos un millón más están en camino.

Rechazó las críticas de que está lanzando un salvavidas a Nicolás Maduro y dijo que la administración Trump es consciente de lo que describió como “trabajo humanitario”. Dijo que su objetivo es aliviar el sufrimiento de los venezolanos regulares atrapados en medio de un enfrentamiento de 16 meses entre Maduro y el presidente encargado, Juan Guaidó, a quien Estados Unidos y unas 60 naciones reconocen como presidente interino.

“No se trata de mi negocio”, dijo Ruperti a The Associated Press el miércoles en su mansión modernista en la cima de una colina con vista a Caracas. “Se trata de ayudar al pueblo venezolano, que sufre las consecuencias de una serie de acciones políticas”.

Los envíos de gasolina de Ruperti, apenas suficientes para satisfacer la demanda durante unos días, no resolverán los problemas de suministro de Venezuela en el corto plazo. La economía dependiente del petróleo se ha paralizado durante semanas, con disturbios esporádicos y enfrentamientos con las fuerzas de seguridad encargadas de proteger las estaciones de servicio de los automovilistas furiosos obligados a esperar horas para llenar.

De interés: Alimentos Polar no ha acordado precios de sus productos

Ruperti, de 60 años, se negó a revelar dónde estaba comprando el petróleo. Pero dijo que los fondos provenían en parte de PDVSA y que para evitar las sanciones estadounidenses, Maroil, que está registrada en Panamá con una filial en Europa, abrió una cuenta bancaria en Rusia. La AP informó anteriormente que las cuentas estaban en el Derzhava Bank con sede en Moscú.

“Preferiría tener mis cuentas en Citibank o Bank of America, pero ahora eso no está sucediendo”, dijo desde lo que llamó su “sala de situación” salpicada de grandes monitores que muestran noticias, cifras del mercado y tráfico de envíos en todo el mundo. Un retrato gigante del héroe de la independencia del siglo XIX, Simón Bolívar, colgaba detrás de un gran escritorio en una oficina adyacente.

Dijo que sus abogados notificaron al Departamento del Tesoro de Estados Unidos el mes pasado acerca de sus planes y no recibió ninguna objeción. Ni el Departamento de Estado ni el Tesoro, encargado de aplicar sanciones, respondieron a una solicitud de comentarios.

Bajo las sanciones de los EE. UU., las empresas estadounidenses tienen prohibido hacer negocios con PDVSA e incluso las empresas extranjeras que brindan asistencia financiera al régimen de Maduro pueden ser sancionadas, aunque hasta ahora solo un puñado, incluidas dos unidades comerciales de Rosneft de Rusia, se han enfrentado a represalias.

“Estoy 100% seguro de que estoy haciendo esto legalmente y que estoy cumpliendo con las reglas y obligaciones”, dijo Ruperti, quien se considera un admirador de los Estados Unidos y tiene una familia que vive allí.

Según Ruperti, es un subproducto de lo que en una era más próspera fue el sueño venezolano. Hijo de un cocinero que emigró a Venezuela desde Italia en la década de 1950, recibió becas otorgadas por el gobierno para estudiar en el extranjero.

Más información: Economista señaló que Tareck El Aissami sabe de criminología pero no de petróleo

Pero a diferencia de muchos venezolanos más adinerados, se quedó con la revolución bolivariana de Chávez y vio su negocio como un preciado auge de contratistas de PDVSA. Ruperti mostró su gratitud al darle al fallecido presidente dos pistolas utilizadas por Bolívar, que según los informes le costaron 1,6 millones de dólares. Más tarde, sin embargo, fue demandado por una unidad de la compañía naviera rusa por supuestamente pagar millones en sobornos.

Más recientemente, financió la defensa de los dos sobrinos de Cilia Flores en un juicio de narcóticos en EE.UU. con carga política, así como el del estadounidense Joshua Holt, que estuvo recluido durante dos años en una cárcel de Caracas por lo que se consideraba un cargo falso por porte de armas.

Dijo que se siente alentado por la “reestructuración de PDVSA” recientemente anunciada por Maduro, donde la producción se derrumbó un 65% en los últimos 28 meses de la gestión anterior. Dijo que el gigante petrolero, que será dirigido por un primo de Chávez con el apoyo de un ministro de petróleo considerado por EE.UU. como un capo de la droga, debe concentrarse en su negocio principal de producir, refinar y distribuir productos petroleros, sin perseguir objetivos políticos.

“Tenemos que ir a trabajar”, dijo Ruperti. “Tenemos que tratar de marginar a los políticos y trabajar todos los días un mínimo de 12 horas para resolver la situación”.

Forma parte de nuestro canal en Telegram y mantente informado del acontecer político y económico de Venezuela https://t.me/Descifrado

- Publicidad -