Martini Prietri: En una Venezuela de propietarios los comunistas no encajarían

"Nadie va a invertir en Venezuela hasta tanto no exista un cambio en la dirección económica. No queremos un país dominado por las mafias ni anarquizado, queremos un país donde más allá de la retórica imperialista existan oportunidades para que las empresas vengan. Ningún país se desarrolla solo"

2274
- Publicidad -

«Los precios en los que se comercializan los apartamentos, los locales comerciales, las oficinas, están en algunos casos por debajo del costo de reposición y eso genera una gran oportunidad (…) es una lamentable realidad para el vendedor».

Y la diáspora tiene influencia en esa situación pero «eventualmente el mercado inmobiliario va a recuperarse, la democracia va a recuperarse», estimó en Circuito Éxitos el presidente de la Comisión de Infraestructura de Fedecámaras, Aquiles Martini Prietri.

No deje de leer: Estudiantes se unen para reparar equipo de las instituciones ante falta de presupuesto

- Publicidad -

A finales de los años ’50 se vendió la idea de tener una Venezuela de propietarios de la mano de la ley de propiedad horizontal.

Lo que frustó la iniciativa democrática fue que algunas personas consideraron que «en un país de propietarios no entraba el comunismo» porque ese modelo político subsiste precisamente de violar los derechos de propiedad.

De interés: Pañales para adultos, un lujo incosteable para la tercera edad venezolana

«Si los venezolanos tienen ese sentido de pertenencias por sus inmuebles, de que adquirieron algún bien con el sudor de su frente, entonces se sentirán verdaderamente dueños de sus propiedades», explicó Martini Prietri.

Caso contrario se ha palpado en las últimas dos décadas en Venezuela porque los regímenes socialistas de Chávez y Maduro fomentaron el regalo de las propiedades.

«No tiene nada de malo que yo gane plata, si soy creativo, productivo, doy servicio, todas las personas que trabajen conmigo ganaran plata (…) el problema del país es que hay poca gente ganando mucha plata pero plata deshonesta, de pillería, de cosas indebidas que no deben ser».

Lea además: Cambiar la suela de unos zapatos cuesta más de Bs. 900.000 y comprarlos nuevo menos de Bs. 800.000

«Nadie va a invertir en Venezuela hasta tanto no exista un cambio en la dirección económica. No queremos un país dominado por las mafias ni anarquizado, queremos un país donde más allá de la retórica imperialista existan oportunidades para que las empresas vengan. Ningún país se desarrolla solo».

Forma parte de nuestro canal en Telegram y mantente informado del acontecer político y económico de Venezuela https://t.me/Descifrado

- Publicidad -