Más de un mes de sueldo se necesita para comprar un kilo de uvas

Además del precio que las hace incomprables, se le suma el hecho de que las uvas están desaparecidas

1684
uvas
El Nacional
- Publicidad -

Los venezolanos son apegados a sus tradiciones. Especialmente las que se han convertido en rituales de despedida del Año Viejo. Pero este 2018, la hiperinflación hace cuesta arriba poder llevarlas a cabo.

De Interés: Billetes de Bs. 2 ya no son recibidos

Una de ellas es el comerse 12 uvas, cada una representa un deseo para el nuevo año. Se pueden conseguir criollas o importadas. Antes se podían ver en supermercados y buhoneros desde principios de diciembre. Ahora compradores aseguran que además de ser difíciles de encontrar, su precio es altísimo. “Primera vez que para estas fechas no se ven las uvas como antes. Hay que caminar bastante para encontrar. Y cuando las consigues no las puedes pagar”, contó Alicia Rodríguez.

- Publicidad -

Recorriendo y buscando la solicitada fruta encontramos se encontró una bandeja de uvas enBs.  4550 el kilo. Es decir que un venezolano debe trabajar todo un mes para comprarse un kilo de uvas.

El precio por kilo de las uvas blancas importadas sin semillas se consigue en Bs. 6.295,00. “Antes del 24 de diciembre vi las uvas en Bs. 5500 y decidí que en mi familia no se iban a comer las 12 uvas del tiempo como hacíamos antes. Esa tradición la perdimos por lo menos hace 3 años. Y hoy en día cualquier fruta es buena hasta los cambures”, expresó Rafael Arias.

El kilo de mandarina a la fecha, es más accesible al bolsillo de los venezolanos, pues se consigue en supermercados entre Bs.S 150 y Bs.S 250.

Según un trabajo de BBC Mundo la tradición de comer 12 uvas exactamente a las 12 de la noche llegó a América Latina desde España. Para tener 12 meses de buena suerte y prosperidad es necesario comer una uva con el sonido de cada campanada de la medianoche.

Según el libro “España”, del periodista estadounidense Jeff Koehler, existen dos teorías sobre los orígenes de esta antigua costumbre.

La primera se remonta a la década de 1880. Según diarios de la época, la clase burguesa española, imitando a la francesa, comenzó a celebrar Nochevieja comiendo uvas y tomando vino espumante.

La segunda teoría sitúa los orígenes unas décadas después, en 1909. Ese año los productores de Alicante, en el sureste de España, tuvieron una cosecha excedente de uvas blancas de la variedad típica del lugar, llamadas Aledo.

Noticias, tips, datos de interés los podrás encontrar a un click de distancia en nuestro canal de Telegram https://t.me/Descifrado

- Publicidad -