Pensionados sufren directamente las consecuencias de la escasez de efectivo

1516
- Publicidad -

La escasez de billetes no solo se vive en los cajeros automáticos, quienes realmente se las ven «negras» por sus limitaciones visuales, motoras entre otras son las personas de la tercera edad quienes deben dirigirse en varias oportunidades hasta las entidades financieras para retirar sus 126.790 bolívares correspondientes a la pensión de vejez que mensualmente le deposita el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS).

Carmen Pérez relata que en ocasiones debe ir unas tres o cuatro veces al banco para poder realizar el retiro de su dinero ya que no le permiten disponer como quiere de sus ingresos.

«Las cuentas del seguro están muy limitadas. No podemos hacer transferencias ya que no está permitido y debido a mis limitaciones visuales no puedo ponerme en un cajero aunque quiera. En pocas palabras tengo que ir las veces que sean necesarias ir al banco si pretendo tener algo de efectivo».

- Publicidad -

Asegura que en ocasiones le entrega la tarjeta de débito asociada a su cuenta para que su hija haga las compras pero es un problema, ya que, no le es aceptada en todos los establecimientos.

«Mi hija la utiliza para comprar comida o mis medicinas y en algunos lugares no la aceptan porque no estoy presente como titular pese a tener mi cédula laminada en mano. De verdad es una odisea», relató.

 

Cada vez es más común que en las entradas de las agencias bancarias los días que se paga la pensión una larga fila de personas mayores se mantenga desde muy temprano en la mañana esperando su turno para ser uno de los afortunados en retirar el  tan preciado efectivo.

Otros como el señor Álvaro Martínez relata que ha optado por dirigirse hasta un establecimiento cercano a su domicilio donde le pasan la tarjeta a través de un punto de venta y aplicándole una comisión de hasta el 12 % le entregan el efectivo.

«Es una manera rápida que he conseguido para acceder al efectivo. No siempre todo se puede pagar con tarjetas y es importante no quedarse sin dinero en la cartera» afirma.

Un responsable de una entidad bancaria, que decidió mantener su nombre en reserva, aseguró que las restricciones bancarias obedecen a que el Banco Central de Venezuela no envía la misma cantidad de billetes necesarios para las principales operaciones; «situación que lejos de solucionar, agudiza el problema», manifestó.

Según datos del  BCV en julio habían en circulación 522,3 millones de nuevos billetes (500, 1.000, 2.000, 5.000, 10.000 y 20.000 bolívares). La cifra representa apenas 3,72% de todas las piezas que están en circulación.

Actualmente los billetes que más se encuentran en la calle son los de 100 bolívares, los mismos que iban a salir de circulación en diciembre del año pasado y que les han extendido su vigencia en al menos ocho ocasiones y que complican la mayoría de las operaciones debido a los altos costos de los productos en Venezuela.

- Publicidad -