Desarrollo económico de Venezuela estaría siendo saboteado por «bloqueo financiero» de EEUU

1202
- Publicidad -

Caracas – Venezuela está sometida a un bloqueo financiero impulsado por el poder imperial de Estados Unidos con el objetivo de obstaculizar al país el acceso a financiamientos en divisas a través de bancos y organismos multilaterales y frenar el desarrollo socioeconómico de la nación.

Este sabotaje incluye el incremento del indicador Riesgo País de Venezuela por parte de las agencias de calificación del mercado mundial, que realizan valoraciones desfavorables sobre la situación económica interna del país.

Este indicador califica a los países en el mercado mundial de acuerdo con las posibilidades que tienen de incumplir con las operaciones transnacionales y financiaciones convenidas entre naciones, incurriendo en moras de pago.

- Publicidad -

También incide en el monto que debe pagar una nación para financiarse en los mercados. Mientras más alto sea el riesgo de un país, en esa medida deberá remunerar a los inversores para que adquieran su deuda.

Las agencias calificadoras se han encargado de posicionar a Venezuela entre los más altos niveles, incluso por encima de países que se encuentran en situación de guerra, y aún cuando la nación cuenta con la mayor reserva petrolera del mundo y cumple cabalmente con sus compromisos internacionales.

Sólo entre 2014 y 2016 Venezuela canceló más de 60 mil millones de dólares en compromisos internacionales.

El presidente de la República, Nicolás Maduro, ha denunciado en reiteradas oportunidades las artimañas emprendidas por la banca y las calificadoras de riesgo estadounidense para propiciar que la nación se declare en default (cese de pagos), y así poder tener una excusa para perpetrar una intervención internacional.

Incluso, instituciones financieras como la norteamericana J.P. Morgan han mentido al tratar de «alertar» al mercado sobre un supuesto «atraso» de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) en el pago de sus bonos, aunque la estatal petrolera cancela oportunamente los intereses mensuales de estos papeles.

Esta campaña de desprestigio cuenta con la complicidad y respaldo de actores de la oposición. Tal es el caso de Julio Borges, vocero del partido Primero Justicia, quien se ha dado a la tarea de entorpecer y sabotear las inversiones de empresas extranjeras en el país.

Borges envió una comunicación al director ejecutivo de la compañía de inversiones Goldman Sachs, en la que manifestó su «indignación» porque esta empresa comprara bonos de Pdvsa «que proporcionan un alivio financiero» al Gobierno venezolano.

Información vía AVN.

- Publicidad -