La exmodelo que cambió las grandes pasarelas por una mina en África

1365
- Publicidad -

La exmodelo guineana Tiguidanké Camara ha cambiado los vestidos de fiesta y los tacones altos por una blusa y unas botas, para convertirse en la primera mujer propietaria de una firma minera en África Occidental.

En Guingouiné, una pequeña aldea del oeste de Costa de Marfil, Camara está a la cabeza de un equipo de diez personas (geólogos y obreros) que examinan el suelo en busca de oro. Y no duda en meterse ella misma en la marea de lodo para extraer muestras destinadas al laboratorio de investigación.

«Cuando era modelo, desfilé para joyeros. Tenían licencias en África que los abastecía en piedras preciosas», explica esta cuadragenaria de silueta esbelta. Los desfiles para los joyeros «despertaron mi curiosidad», dice. «Me dije: ¿y si los africanos o africanas se apropiasen del negocio del sector minero?», añade.

- Publicidad -

«Soy la respuesta a la pregunta», sostiene Camara, a la que el semanario Jeune Afrique sitúa entre «las 50 mujeres de negocios más influyentes del África francoparlante».

Aprovechando que su padre, exprefecto, tenía contactos en la zona, la exmodelo lanzó en 2010 Tigui Mining Group y compró dos licencias de explotación de oro y diamantes en Guinea, su país natal, gastándose los ahorros amasados en los desfiles y los anuncios de las firmas de lujo.

En 2016 añadió un permiso de exploración y de prospección de oro en Costa de Marfil, actualmente «su base en África Occidental».

«Soy propietaria de una compañía minera que me pertenece al 100%», dice con orgullo la fundadora y directora ejecutiva de Tigui. Es una excepción en el continente, «salvo en Sudáfrica -recalca- donde hay otras mujeres con cargos de responsabilidad, pero a menudo como socias».

Debido a su silueta de modelo, muchos hombres le preguntaban: «¿De quién es usted asistenta?», cuenta. «Exasperada, un día me vi obligada a mostrar mi insignia de directora general». Pero, por lo general, Camara no se considera víctima de comportamientos machistas. AFP

- Publicidad -