Indígenas apureños emigran a la frontera en busca de comida y ropa

66
Indígenas apureños emigran a la frontera en busca de comida y ropa
- Publicidad -

Los indígenas apureños no escapan de la crisis humanitaria compleja de Venezuela. Un grupo de 30 personas pertenecientes al pueblo Jivi se vio obligado a salir de su territorio para buscar alimentos.

Por Juan Carlos Rosales / radiofeyalegrianoticias.com

Hace dos meses comenzaron su travesía desde La Macanilla, en el municipio Pedro Camejo, a más de 600 kilómetros de la frontera del Alto Apure.

- Publicidad -

En carro llegaron a San Fernando, la capital de la entidad, y desde allí caminaron unos 450 kilómetros para cruzar al Departamento de Arauca, Colombia.

Rafael Sánchez, hijo del cacique de la etnía Jivi, relató que tomaron la decisión de movilizarse de su comunidad porque en la zona tienen poco acceso a la alimentación y asistencia gubernamental, y aunque sobreviven de la caza y la pesca no cuentan con productos como el arroz y el harina de maíz.

“Nos vinimos de allá porque el Clap llegaba cada dos o tres meses, los pueblos indígenas salimos buscando mejor vida, nos dijeron que la gente de por acá nos podía ayudar con ropa y comida”, afirmó, Sánchez.

A principios del mes de diciembre estuvieron unos días en Guasdualito, capital del fronterizo municipio Páez. Luego se fueron hasta Arauca donde permanecieron aproximadamente un mes y medio.

“Nosotros fuimos para Arauca a buscar ropa y comida, pero no conseguimos mucho y nos regresamos a Guasdualito, aquí si nos han ayudado” expresó Jhon Elis Paredes, indígena Jivi.

Más noticias: El café, un sobreviviente de la pandemia, es el consumo alternativo en los hogares

Los Jivi no solo han vivido estos meses de la colaboración de la gente que han encontrado en su camino, también en sus bolsos traen artesanías elaboradas con palma de moriche que venden en las calles para buscar el sustento en la aventura por sobrevivir.

Hace cinco días regresaron de Colombia y están en la plaza Boyacá de Guasdualito durmiendo en chinchorros. Durante el día algunos salen a vender artesanías y a solicitar apoyo con alimentos. A su vez, aseguran que se encargan de limpiar las áreas verdes del espacio publico que les sirve de refugio.

Esperan acopiar más provisiones para retornar a su comunidad. También solicitan apoyo gubernamental con una buseta que los lleve a La Macanilla para reencontrarse con sus familias.

Forma parte de nuestro canal en Telegram y mantente informado del acontecer político y económico de Venezuela https://t.me/Descifrado

- Publicidad -