Felaban: La pandemia aceleró la digitalización financiera

248
Felaban: La pandemia aceleró la digitalización financiera
- Publicidad -

El año 2020 ha resultado sumamente diverso en temas que se relacionan con la inclusión financiera, tanto en América Latina como en el mundo. En ese sentido, la Federación Latinoamericana de Bancos (Felaban) señala cuáles son los principales retos de las entidades financieras de cara a 2021.

En documento obtenido por Descifrado, en exclusiva, se destaca que en primer lugar, “se observa un entorno ferozmente adverso a la inclusión dado el aumento de la pobreza esperada, el mayor desempleo, la mayor desigualdad del ingreso, la reducción del ingreso per cápita y la reducción de las remesas y la inversión extranjera directa. Los grupos más vulnerables y pobres de la población se verán afectados directamente y con ello se erosiona la capacidad de respuesta al acceso y uso de los servicios financieros. Menores posibilidades de servir sus compromisos, así como una menor capacidad de ahorro son algunas de las consecuencias”.

Sin embargo, en medio de la emergencia sanitaria varios aspectos dejan ver la importancia de la inclusión financiera, advierte el informe.

- Publicidad -

“Por un lado, la exigencia de un mayor distanciamiento social y una necesidad por transar remotamente, ha llevado a una mayor valoración de los servicios financieros no presenciales, en particular los servicios digitales. Algunos estudios sobre el particular sugieren que los portales, aplicaciones que se relacionan con pagos, finanzas, se han incrementado en nivel de descargas entre el 24 y 32% durante el presente año”, dice Felaban.

En consecuencia, dice el gremio, la digitalización entonces aparece como una tendencia irreversible en los actuales momentos. Las cifras indican que para el año 2021 1500 millones de habitantes del mundo serán usuarios de servicios financieros digitales, alcanzando cerca de la población adulta.   

Otro aspecto, tiene que ver con el aumento de transferencias monetarias no condicionadas que los gobiernos dispusieron en el año 2020 para compensar los efectos del desempleo, las cuarentenas y los confinamientos exigidos por las circunstancias de expansión del virus.

“Si bien los éstos programas existen hace décadas, la novedad es que muchos buscan dispersar los pagos vía cuentas formales. En algunos casos se usan estas mismas para facilitar los pagos, aumentar la transaccionalidad y realizar operaciones relacionadas con la vida cotidiana de los agentes económicos. Estos programas seguramente han incentivado a mas consumidores a tener contacto con el sistema financiero formal, lo cual, constituye una noticia que puede ser alentadora en el corto plazo. Esta tendencia aún debe consolidarse en años próximos, mostrando que los consumidores usan las cuentas como una herramienta útil para facilitar sus necesidades de transacciones”, explicó Felaban en su IV reporte de inclusión financiera.

- Publicidad -