Déficit de ambulancias en Lara empuja el uso de dólares para pagar un traslado médico

57
- Publicidad -

El déficit de ambulancias en los centros de salud de Lara se ubica en un 80%, y abarca el hospital central y los tipo I y IV, lo cual ha disparado los precios de los traslados. Lo denuncia René Rivas, presidente del Colegio de Médicos, quien señala que ni siquiera por las dimensiones del Antonio María Pineda, tienen operativa la única unidad disponible para un recinto que recibe hasta pacientes de estados vecinos.

Recordó que se contó con este servicio con la red pre hospitalaria de ambulancias Rapel pero que más tarde desapareció. Rivas dice que esta realidad echa por tierra la necesidad de tres unidades por cada hospital y más aún, en el caso rural que requiere de traslados entre municipios. Confirma que sólo existe la operatividad -sin intermitencias- del hospital Egidio Montesinos, en El Tocuyo.

Explican que tratan de paliar las situaciones extremas con la coincidencia de emergencias por casos de accidentes de tránsito, cardiópatas y hasta parturientas que deben ingresar en un tiempo contado al hospital Antonio María Pineda. Rivas reitera que los centros de salud deben garantizar los traslados para emergencia de adultos y hasta pediátricas, por lo tanto deben incluir una ambulancia para niños.

Les toca parir

- Publicidad -

Este déficit golpea a familiares de los pacientes hospitalizados, a quienes les toca correr en busca de dinero y pedir colaboración a allegados. Se le suma el costo de traslado, al gasto del tratamiento y exámenes. Un adicional que no baja de los $40 para pacientes sin complicaciones y sube a partir de los $90 cuando amerita de la ambulancia de cuidados intensivos. Para los pacientes sospechosos Covid, que ameritan especialistas y monitorear la deficiencia respiratoria, les toca “parir” los $250.

Son tarifas que no bajan, ni por tratarse de traslados a pocos metros del hospital. Algunos servicios de ambulancias solo consideran los recorridos céntricos y que no sobrepasen de la calle 41, donde está ubicado el Centro Médico Oncológico. Lo aclaran desde el momento que se llama para pedir presupuesto, al confirmar la lista de clínicas.

Los familiares buscan opciones y resuelven hasta con el servicio de un libre, valorado a partir de los $20. Tal como la pareja Rafael González y Gladys Tortoza, que han cancelado 3 “carreritas” para exámenes de laboratorios y ecografías de su hijo, quien está hospitalizado por sufrir de hidrocefalia. “Esto no se aguanta, porque uno apenas reúne para el eco en $ 15 y toca buscar más plata para llevarlo”, se quejó Tortoza.

Todas las quejas reposan en el sistema de salud, con parientes que cubren la lista de tratamiento y hasta insumos, pero se asfixian con los adicionales por traslado.

Con información de La Prensa de Lara.

- Publicidad -