Inmigrante venezolana en México no carga agua ni espera por gas porque «todos los servicios públicos funcionan»

Ciudad de México es la quinta ciudad más poblada en el mundo. Según cálculos de la Organización de Naciones Unidas, tiene más de 22 millones de habitantes, lo que la convierte en la sexta urbe más poblada del mundo

435
Si los servicios públicos funcionan solo queda
- Publicidad -

Independencia económica y calidad en servicios públicos son la punta de un iceberg de oportunidades que consiguió Nancheska Betancourt, una venezolana inmigrante en México desde hace año y medio.

La despedida con sus familiares y excompañeros de trabajo en Caracas tuvo sentimientos encontrados: alegría, tristeza, ansiedad, miedo. Entre susurros le pidió a sus seres queridos que no se perdiera la comunicación, pero ahora siente que esa Venezuela que ella recuerda solo existe en su memoria.

Por Descifrado

- Publicidad -

De 2014 a 2018 ejerció su profesión para sobrevivir a la cruenta crisis económica en su país con dos trabajos part-time de lunes a viernes. Las energías de trabajar siempre estuvieron a flote.

En los últimos dos años en Venezuela tuvo que sacrificar sus fines de semanas libres para aceptar otra oferta laboral y aún así, con tres ingresos mensuales, debía administrar con sabiduría sus gastos a fin de mes.

Hoy, Nancheska Betancourt tiene más de un año en Ciudad de México. «El sueldo mínimo acá, dependiendo de la actividad, está entre 250 y 300 dólares». Ella contó con una proporción casi irrechazable. De sus tres trabajos uno la quiso aprovechar en su nación sede.

Entérese: Este será el costo del boleto Caracas- Santo Domingo que habilitó Laser Airlines

Ciudad de México es la quinta ciudad más poblada en el mundo. Según cálculos de la Organización de Naciones Unidas, tiene más de 22 millones de habitantes, lo que la convierte en la sexta urbe más poblada del mundo.

Las empresas de telefonía privadas ofrecen un servicio de calidad y las tarifas no suben desproporcionadamente, cuenta la informante. Datos de Reuters informaron que la inflación en septiembre fue de 4.07%, en México, mientras en Venezuela, según el BCV, fue de 27,9%. Es decir, el precio de bienes y servicios en Venezuela aumentó cuatro veces más que en México en el noveno mes del año 2020, o como explicó Nancheska a Descifrado:

«La persona que gana poco puede comer sano, balanceado, sin ningún tipo de problema (…) el acceso a internet está en todas partes, la gente más humilde tiene su buen teléfono».

¿Algo negativo?. El olor a alcantarilla se propaga cuando llueve «quizás porque ya la misma infraestructura de la ciudad está ya colapsada (…) creo que el Gobierno (de México) no ha invertido lo suficiente en eso».

Los puestos de comida rápida se mantienen en las calles hasta la medianoche e incluso unas horas más tarde. «Aquí la gente se queja pero inseguridad como tal no he visto (…) aquí la gente va en el metro, en la calle, hablando con su teléfono, en Venezuela eso es imposible».

Nancheska Betancourt en Chapultepec

En una sociedad como la descrita, los ciudadanos tienen cubiertas sus necesidades básicas: alimentación, salud, transporte, etc. «Hay mucho más tiempo de cultivar los valores», reflexionó Nancheska.

«Independizarte acá sí es mucho más viable que en Venezuela, puedes hacer tu vida solo, cosa que en Venezuela es impensable (…) Si te organizas si es posible, si te alcanza, para un joven hacer una vida independiente de sus padres, salir a pasear, salir a comer, comprar ropa. La gente se queja mucho, pero uno que viene de otra realidad si se da cuenta de las cosas que tiene y de lo que a veces no están aprovechando».

De interés: Digitel actualizó el monto mínimo de recarga de saldo

Luego, recordando cómo cambio su vida a menos de dos años fuera de Venezuela, hace hincapié en que «ya no tengo que cargar agua, no tengo que estar pendiente de buscar el gas porque todos los servicios públicos funcionan. Solo que tienes que, como dicen aquí los mexicanos, echarle ganas«.

Por allá, continúa su testimonio, la educación es gratuita para niños procedentes de familias de escasos recursos, a diferencia de la salud.

«Hay hospitales caros, hospitales baratos, una especie de seguro social para quienes trabajan, les dan los medicamentos pero deben pagar la consulta médica (…) en los hospitales públicos el monto es mucho menor, pero la salud gratuita aquí no existe».

Forma parte de nuestro canal en Telegram y mantente informado del acontecer político y económico de Venezuela https://t.me/Descifrado

- Publicidad -