Cajeros que dispensarán dólares no guardan relación con el BCV

Guillermo Scarpantonio, presidente de AKB Fintech, explicó que ésta es una iniciativa privada que no guarda relación con las políticas monetarias del país

7113
bancario
- Publicidad -

La instalación de cajeros AKB en Venezuela, que permitan sacar hasta $200 dólares diarios en efectivo, causó una ola de diversas reacciones en la ciudadanía.

El recelo y las dudas son válidas dado las muchas limitantes financieras que se han implementado en el país a los largo de los últimos años.

Sumado a ello, una creciente expectativa se levantó con respecto a una supuesta dolarización de la economía nacional, que no es más que un rumor, dado que este proyecto nada tiene que ver con las medidas económicas dictadas por los organismos y autoridades que rigen la economía venezolana.

- Publicidad -

Ante esto, Guillermo Scarpantonio, presidente de AKB Fintech, explicó que esta innovadora propuesta es una iniciativa de índole «privada», orientada a ampliar las posibilidades de operación de los usuarios de la billetera MIA.

¿De dónde vienen estos cajeros?

El origen de las cosas es fundamental para entender su funcionamiento y ésta no es la excepción.

Scarpantonio señaló que «esto es un instrumento tecnológico, desarrollado por su institución, para facilitar el tránsito libre del dinero hacia nuestros clientes».

Eso quiere decir que dicha tecnología no está regulada por el Banco Central de Venezuela, ni por Sudeban.

AKB Fintech es una empresa localizada en Estados Unidos, que patentó una tecnología para ser implantada en cajeros automáticos, que posteriormente se venden a los clientes de la empresa, pasando a ser propiedad de éstos.

Ello quiere decir que «son una propiedad privada que puede tener cualquier comercio» que cumpla con los requisitos de compra exigidos por la compañía, explicó.

Perfil del comprador 

El presidente de AKB Fintech, apuntó que los cajeros automáticos que dispensan dólares pueden ser adquiridos por cualquier persona, siempre y cuando cumplan con una serie de requisitos que garanticen un uso transparente de los mismos.

Para poder hacerse con un ATM se deberá completar un formulario de revisión, donde se destaca que las personas que están  adquiriéndolos:

  • No están expuestas políticamente.
  • No están solicitadas por la OFAC.
  • No tienen problema con la DEA.
  • No están siendo solicitadas por la Interpol por cualquier delito financiero, tráfico humano o tráfico de sustancias psicotrópicas.

«Todo esto se hace para darle cumplimiento a la Ley Patriota de EE.UU., la cual consiste en proteger el sistema financiero del país, de cualquier ilícito que se pueda cometer en la búsqueda del lavado de dinero», resaltó.

Origen del dinero en los cajeros

«Quienes adquieren estos ATM en Venezuela, son personas que han pasado un estricto escrutinio por parte de nuestra empresa, para confirmar que el origen de sus fondos son lícitos, es decir, por actividades legales», continuó contando Scarpantonio.

Sumado a ello, la importancia de esta revisión es que permite garantizar que el comerciante puede llenar todos los días el cajero automático.

Por su parte, AKB le indica a sus clientes dónde están ubicados los ATM para que puedan sacar el efectivo de sus cuentas electrónicas. 

Cabe destacar que al momento en que una persona retira dinero, el cajero se lo indica a la compañía y automáticamente la empresa le deposita el dinero en la billetera al cliente, gracias a un proceso automatizado.

¿Y la banca nacional?

Una de las incógnitas que ha surgido hasta el momento es si los cajeros o las tarjetas de débito y crédito dispensadas por la banca nacional, tienen alguna relación con estos ATM. La respuesta es no.

Como fue dicho anteriormente, la iniciativa es privada y responde a un producto financiero internacional, que pasará de la plataforma electrónica a la «física» para poder mejorar la experiencia de sus clientes con la billetera MIA.

El BCV y Sudeban no interfieren en su distribución por ser un producto y tecnología creada en el exterior, no ligada a la banca nacional e importada por comercios privados.

Scarpantonio resaltó que sólo se puede retirar dinero a través de la billetera digital de AKB. Ante esto agregó que cualquier persona puede abrir una, pues no tiene costo alguno el proceso, es libre de gasto mensual y no se requiere un mínimo para su apertura.

Aquellas personas que abran su cuenta en Venezuela pueden hacerlo con bolívares, que al ingresar a MIA se convertirán en dólares.

Para el presidente de AKB Fintech, el nuevo proyecto tiene como objetivo colaborar en las actividades económicas de los usuarios en Venezuela. «Es una ayuda a la empresa privada, para dinamizar el pago a sus proveedores y poder importar insumos desde cualquier lugar del mundo», finalizó.

Forma parte de nuestro canal en Telegram y mantente informado del acontecer político y económico de Venezuela https://t.me/Descifrado

- Publicidad -