Un preservativo puede costar más de un salario mínimo

Aumentan los embarazos no planificados y los riesgos de propagación de enfermedades venéreas

3120
- Publicidad -

Mantener relaciones sexuales libres de riesgo de embarazo no planificado y de enfermedades venéreas se ha vuelto imposible para muchos venezolanos. Los preservativos también se han vuelto escasos y, si se consiguen, sus precios pueden sobrepasar el salario mínimo. Así lo evidenció un reportaje de Testigo Directo.

Una madre en situación de pobreza relató al medio que, además de los condones, tampoco se consiguen anticonceptivos. Tuvo un hijo que no puede mantener y que dejó en manos de la Iglesia. Aunque él la visita recurrentemente, la mujer cuenta entre llanto las penurias que supone la incapacidad de tenerlo en casa.

Mientras, trabajadores sexuales se arriesgan en las calles de Caracas a ofrecer sus servicios sin que los clientes usen preservativos, lo que aumenta los riesgos de propagación de enfermedades de transmisión sexual.

- Publicidad -

 

- Publicidad -