Elecciones que no solucionarán lo económico

Ni Maduro ni Falcón ofrecen garantías de recuperación.

- Publicidad -

La política y la economía están íntimamente relacionadas. Es innegable; pero en un corto y mediano plazo el inicio de la recuperación del aparato productivo nacional no está garantizada por ninguno de los candidatos que ayer se inscribieron ante el Consejo Nacional Electoral (CNE).

Considero que las dificultades económicas son el principal problema de los venezolanos y que el mismo opaca las aspiraciones humanas de libertad y otros valores de la democracia. Con hambre no se puede pensar con claridad, pues todos los esfuerzos se centran en resolver esta necesidad básica, según reseña un artículo de opinión publicado en el portal Venepress.

De la actuación  y discurso de este martes de los principales aspirantes a la contienda ilegítima, Nicolás Maduro y Henri Falcón, no se puede concluir nada bueno ni mucho menos avistar algún indicio de cambio hacia una Venezuela próspera.

- Publicidad -

Nicolás Maduro, actual Presidente, en sus años de mandato, lo que ha hecho es “correr la arruga”  en el plano de las consecuencias de las políticas económicas erradas,  ha profundizado las distorsiones que nos asfixian y su única promesa se basa en el “hoy te puede tocar a ti” al ofrecer un bono de esto o aquello. Como he comentado en otras oportunidades, ya los diagnósticos están hechos, queremos escuchar el cómo, tiempo, lapsos, acción, no más controles y represión. Ya la economía real ha demostrado más de una vez que los precios son rebeldes pues no bajan por decreto.

Por su parte, Henri Falcón, su más reciente experiencia no lo faculta para manejar un país a mi juicio. Y lo que más preocupa es su discurso carente de contenido, su oportunismo político, su origen militar y su capacidad de repetir a cada audiencia lo que quiere escuchar.

En su discurso de ayer ante el CNE dirigido al país, enumeró muchos de los males que se viven actualmente, pero no apuntó ningún atisbo de solución, no marcó ningún camino. Se equivocó hasta en cosas básicas, como el precio de un cartón de huevos, uno de los mayores dolores de cabeza del venezolano actualmente. ¡Señor Falcón un cartón de huevos no cuesta 300 bolívares! En primer lugar porque supera el medio millón y en segundo lugar porque serían 300 mil bolívares, no 300. Falcón se suma a la tendencia perversa de quitar los tres ceros a la moneda para hacer más digerible el peso de la hiperinflación.

Es así como los venezolanos nos acercamos a un nuevo abismo que puede ser más profundo. En respuesta a la “no marcha atrás” de la convocatoria a elecciones adelantadas, el gobierno de EEUU anuncia que las sanciones petroleras pudieran llegar antes del 22A.

Son presiones para el gobierno y mientras tanto nosotros ¿qué haremos? Desde el exterior muchos venezolanos siguen pidiendo invasión, bombardeo, o cualquier acción bélica y realmente entiendo que es mucho más fácil decirlo cuando no te encuentras en suelo nacional. Entonces ¿cuál es el camino?

 

- Publicidad -