Por falta de ferris de carga se agudiza escasez de alimentos en Margarita

Teodoro Bellorín, primer vicepresidente de Consecomercio, dijo que a pesar de los esfuerzos que realizan, no es posible recibir suficientes alimentos para abastecer la Isla.

1295
- Publicidad -

Los empresarios y comerciantes de Nueva Esparta están atravesando la peor situación de la historia en lo que concierne al transporte marítimo de carga y, ante la ausencia de los ferris de la empresa estatal Conferry, para transportar alimentos y demás insumos, tres empresas privadas intentan en vano suplir las motonaves diseñadas para ese fin, pero pese a esos esfuerzos, es imposible recibir mercancía suficiente para abastecer toda la población.

Teodoro Bellorín, primer vicepresidente del Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio), insistió en la necesidad de que el Gobierno nacional gestione solución a esa problemática para reducir las limitaciones que vienen enfrentando destinada a trasladar alimentos e insumos suficientes para atender los requerimientos de residentes y visitantes, según publica el diario El Sol de Margarita.

“La situación es muy difícil, pero seguimos recibiendo mercancía, aunque no en la medida necesaria para abastecer las islas de Margarita y Coche”, insistió Bellorín.

- Publicidad -

Reiteró que están haciendo todo lo que pueden y sea necesario para el ingreso de alimentos y otras mercancías, a los costos que en estos momentos se imponen y que son bastante altos.

Considera que actualmente impera una gran incertidumbre en el panorama económico nacional que impide que el sector comercio pueda planificar, al menos, su futuro cercano.

Precios acordados no resuelven

El primer vicepresidente de Consecomercio consideró que la información suministrada por el Ejecutivo nacional sobre los “precios acordados” para nada resuelve los problemas económicos del país.

Reiteró que ese procedimiento no soluciona el desabastecimiento y la inflación e insistió en que los problemas económicos no se resuelven con la imposición de precios, sino con una apertura de los controles de cambios y de precios.

Bellorín hizo énfasis en que es necesario que los empresarios puedan trabajar con libertad y sin temor de los controles arbitrarios y abruptos, que no permiten la actividad comercial.

Recalcó que mantienen pocas expectativas para la temporada decembrina, por un lado, porque no hay mercancía suficiente en el Puerto Libre ni otras mercancías de gran demanda para esta época del año, y por el otro, que la afluencia de los visitantes a la isla de Margarita sigue baja por los problemas de conectividad aérea y marítima.

Sin planificar

El primer vicepresidente de Consecomercio explicó que los comercios seguirán cerrando por el incesante aumento de la incertidumbre económica, lo que no permite al sector trabajar con variables matemáticas que le permitan planificar a futuro.

- Publicidad -