A falta de harina, vea el uso «cultural» que dan a panadería expropiada en la av. Baralt

1242
- Publicidad -

Mensajes en redes para promocionar eventos criminalizan a la oposición

La escasez de pan en Caracas se agudiza un mes después de que el Gobierno nacional declarara una «guerra» por este producto y la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde) iniciara la «intervención temporal» de varias panaderías en el Distrito Capital.

Algunos comercios afectados fueron entregados a colectivos oficialistas. El caso más conocido es el de uno en la avenida Baralt al cual le cambiaron el nombre de Mansion’s Bakery a La Minka y decoraron con propaganda chavista.

- Publicidad -

Pero la cosa no termina ahí. Las instalaciones de lo que se supone que es usado para producir pan son dedicadas a eventos culturales y educativos, varios de ellos con marcado matiz pro Gobierno.

Según divulga La Minka en sus redes sociales, esta semana comenzaron con un conversatorio sobre la importancia de tomar agua, a lo que siguió ayer un evento a propósito de la Ley de Precios Justos. Para hoy, miércoles, está prevista una transmisión en vivo de Radio Libre Negro Primero, una emisora comunitaria. Mañana realizarán un recital y el viernes será para «canto y pueblo».

La semana pasada la abrieron con otro foro sobre la Ley de Precios Justos, a lo que siguió uno sobre por qué vivir sin gluten. Miércoles y jueves, de igual forma, fue para la transmisión de radio y un recital, respectivamente. Terminaron con un «viernes de rap».

La cuenta de Twitter de la panadería es usada para promocionar estos eventos, pero combina la publicidad con mensajes que criminalizan a la oposición y sus protestas.

Mientras, el diario El Nacional reporta que La Minka no recibe harina desde la semana pasada, y que el pan canilla producido va exclusivamente a los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) de la parroquia Altagracia. Desde mucho antes que se declarara la «guerra del pan», los panaderos han alertado que la falta de trigo (importado por el Estado) es la verdadera causa de la escasez, pero no han sido escuchados y más bien los señalan de ser agentes de la «guerra económica». El problema sigue y tal vez por eso La Minka es usada para estos eventos y, aunque es una panadería comunal, difunde en sus redes el mensaje «Solo de pan no se vivie, no es suficiente la arepa, pues los pueblos no son libres solo porque se alimentan».

Inmediatamente después de la ocupación del local en la Baralt, los vecinos de la zona denunciaron que no les venden canillas, pues todas van para los CLAP. Incluso reclamaron en protesta la devolución del comercio a sus dueños originales, pero fuerzas parapoliciales de la zona los reprimieron. Ahora, la panadería en la que al menos a duras se abastecían es usada como centro de propaganda oficialista, en una parroquia donde la oposición ganó con 63,88% de los votos en las últimas elecciones parlamentarias.

- Publicidad -