La inflación acabó hasta con la tradición de comer pescado en Semana Santa

1811
- Publicidad -

Comer pescado en esta Semana Santa, como es costumbre, resulta imposible para la mayoría de los venezolanos por el elevado costos que tienen los productos del mar, que por estas fechas se elevan más de habitual.

La iglesia católica señala que el Viernes Santo no se debe comer carne de ningún tipo excepto pescado, una tradición que con anterioridad se extendía a varios días de la Semana Mayor.

En un recorrido realizado por mercado, pescaderías y ventas callejeras de pescado se pudo comprobar que un kilo de pescado puede costar más de medio salario mínimo, lo que junto al bajo rendimiento de esta proteína lo hace un manjar inaccesible para la mayoría.

- Publicidad -

Durante el recorrido se comprobó que la sardina sigue siendo el pescado más barato que se puede conseguir en los diferentes locales: Bs. 1.200 el kilo en promedio, monto que sube hasta Bs. 4.000 si se opta por los filetes.

Le interesa:  Cifras oficiales ratifican que sigue cayendo el consumo de pescado

A partir de esta especie los precios se disparan. Lo más barato que se consigue en las diferentes ventas es el coro-coro, cuyo precio oscila entre 5.000 y 6.000 bolívares según se adquiera en ventas de ocasión o en pescaderías.

El roncador se consigue en camiones refrigerados entre 5.000 y 7.000 bolívares, mientras que el jurel se vende en algunos sitios en Bs. 6.800; monto que puede subir en las pescaderías hasta los Bs. 9.300.

Entretanto, el cataco se encuentra en Bs. 6.500, el mismo monto por el cual se expende en algunos sitios el tahalí, otra de las pocas especies que se consiguen por debajo del precio de la carne.

Pescado2

Incluso el noble y poco apreciado rallado tiene costos altos: la variedad de bagre se consigue entre  8.000 y 9.000 bolívares, mientras que si se opta por la variante salada el costo sube hasta Bs. 10.000.

El carite, una de la especies más apetecidas por el público, se comercializa entre 8.000 y 9.000 bolívares en mercados y ventas de calle, mientras que también muy popular atún ha frenado el alza y se consigue entre 9.000 y 11.000 bolívares.

El cazón, favorito para las empanas, ha subido de manera considerable y se vende entre 9.600 y 10.500 el kilo, pero si se prefiere salado debe pagarse hasta en Bs. 12.000; mientras que el pargo se consigue entre 10.000 y 14.000 bolívares.

La curvina, muy solicitada para filetes, se vende en 12.000 y 17.500 bolívares según se compre en un mercado o en pescadería, pero si se quiere fileteado se debe desembolsar  Bs. 20.000.

sardinas

El pescado más caro sigue siendo el mero, muy bueno para sopas y churrascos, que se expende entre 18.000 y 25.000 bolívares el kilo. 

En la cima de los precios impagables están el calamar, el camarón y los langostinos, con precios que oscilan entre 16.000 y 25.000 bolívares, lo que hace imposible para la mayoría costear la elaboración de una paella.

Aunque los camiones cavas que se ubican en las calles siguen siendo los que por general tienen los mejores precios, es recomendable una pasada por mercados municipales para comprar costos y calidad.

Dado el alto precio, sacerdotes católicos recomienda a sus feligreses sustituir el consumo de pescado por vegetales a fin de dar cumplimiento al precepto de la iglesia.

Le interesa:

Juan Carlos Escotet entre los mayores inversionistas financieros en España

Tres buques con gasolina anclados en el Caribe podrían descargar en Venezuela

- Publicidad -