Ecoanalítica:“¿Dónde están los bolívares?”

4441
Analista financiero estima que “cada día son menos venezolanos los que mueven bolívares en Venezuela”
- Publicidad -

Un hecho curioso se ha observado en las últimas semanas en las que, aun en medio del contexto hiperinflacionario y del mayor uso de las divisas como medio de pago, los venezolanos han observado una fuerte “escasez” de fondos en moneda local, y no estamos hablando exclusivamente de dinero en efectivo.  En particular, aquellos que continúan enfrentando altos gastos en bolívares (o que, en algunos casos, prefieren seguir transando sus bienes en moneda local frente a los “costos” por pagar con divisas en efectivo), han acudido de manera más recurrente a los mercados de intercambio de divisas informales en búsqueda de tales fondos, sin éxito. Así, los hogares y empresas se han visto inmersos en la paradoja de buscar con mayor frenetismo aquella moneda que más repudian.   

Lea además: Conozca los laboratorios autorizados para la prueba PCR en Venezuela,República Dominicana,Panamá y Bolivia

¿Por qué tal escasez? La razón de ello parece residir en la propia gestión del Ejecutivo sobre la circulación de bolívares y el impacto que este mismo prevé de tal flujo sobre la inflación.  Así, una vez superada la temporada navideña y el proceso electoral del poder legislativo en la última parte del 2020 (marcada precisamente por mayores desembolsos por parte del Estado, vía mayores bonos y remuneraciones), el Gobierno aplicaría nuevas restricciones a los pagos en bolívares en la búsqueda de frenar las presiones futuras sobre precios y tipo de cambio. 

- Publicidad -

Lo anterior provocó que, más allá del recorte que ha exhibido el dinero primario prácticamente desde los inicios de la cuarentena oficial, la circulación de dinero proveniente del ente emisor ha mostrado en 2021 un recorte de 20 puntos porcentuales (pp) adicionales respecto a su nivel al cierre de 2019, solo en las primeras cinco primeras semanas del año. 

Dichas restricciones coincidieron con fuertes tensiones en el mercado interbancario, en donde se pactarían tasas anuales de hasta 2.750% (es decir, positivas en términos reales), acompañada además de una mayor volatilidad en los marcadores cambiarios, señales claras de una mayor falta de liquidez en bolívares que apalanque la compra de divisas.  No en vano, el BCV vio con buenos ojos las recientes peticiones del sector bancario sobre modificar la política de encaje actual, con la idea (presumible) de que la liberación de fondos por esa vía sería contrarrestada por el freno en su emisión de bolívares. Los días le darían la razón.

Lo cierto es que, con este tira y encoje en la postura oficial respecto a la regulación de la oferta monetaria (y en relación a la propia dolarización local), tal parece que los venezolanos seguirán sufriendo las consecuencias de la inconsistencia de las autoridades dentro de su propio accionar: menos bolívares suponen precios más estables, pero también menos recursos para gastar. 

Forma parte de nuestro canal en Telegram y mantente informado del acontecer político y económico de Venezuela https://t.me/Descifrado

- Publicidad -