Educación «online» le sale cara a profesores y padres

100
- Publicidad -

El 15 de marzo, el gobierno de Nicolás Maduro anunció las medidas que se tomarían para evitar una propagación del Covid-19 en Venezuela. Así entró el país en una cuarentena que ha paralizado distintos sectores del país.

Las escuelas, colegios y universidades permanecen cerradas desde entonces. Las clases seguirían adelante de forma virtual. ¿Pero es realmente factible esta estrategia, en una nación donde el Internet es considerado el más lento de América Latina?

“Ha sido un suplicio mantener el ritmo de trabajo con un Internet tan deficiente como el que tenemos quienes usamos ABA Cantv. He intentado dar las clases a través de plataformas como Skype o Whatsapp. Pero es muy difícil. No todos mis alumnos, que son 52, tienen conectividad en sus hogares y los padres me dicen que están gastando mucho dinero recargando sus líneas telefónicas para que puedan conectarse todos los días. Algunos sencillamente dejaron de aparecer. Así que me ha tocado ingeniármelas. Hago un video dando la clase y se los paso por correo para que ellos, sugiero sea todos los días a primera hora de la mañana, lo vean y con ayuda de sus representantes tomen nota y hagan las tareas. Pero ya se está convirtiendo en algo semanal. Yo entiendo que el gasto es muy grande para ellos y para mí también”, narrá Fernanda Álvarez, maestra de quinto grado en un reconocido colegio privado de Caracas.

- Publicidad -

Para los padres tampoco ha sido fácil esta nueva modalidad de ver clases para que no se retrase el año escolar. Ven con angustia que los niños no estén aprendiendo correctamente lo que deberían. “No es lo mismo que los niños estén en un salón de clases donde pueden preguntar sus dudas en el momento, que estar en casa, esperar que haya conexión o disponibilidad para leer lo enviado por los maestros. Yo hago mi mayor esfuerzo por servir de refuerzo educativo para darle la clase y ayudarlo con las tareas. Pero siento que no es lo mismo. Tengo dos niños en edad escolar, trabajo remoto en casa y no puedo desconectarme, entonces debo esperar tener algo de tiempo para poder sentarme con ellos. Uno primero, revisar, leer, explicarle y luego el otro. Encima la conexión que tengo es un vaivén. Se cae y hay que esperar que vuelva. El Whatsapp ha servido bastante para mantener la comunicación con la profesora, pero la renta se me ha hecho muy difícil de pagar. En un mes me gasté 30 dólares solo en saldo, eso me descuadró todo. No puedo hacer eso por más tiempo. Son muchas cosas que el gobierno no ve. Solo hablan y ordenan sin pensar en las deficiencias de los servicios que presenta el pueblo”, contó Laura González.

Lea también: Comienza la asignación del «Bono día de las madres» por 450 mil bolívares

Si para el mundo entero ha sido un desafío desarrollar la educación a distancia con niños. En Venezuela, el reto es aún mayor con los graves problemas de conectividad que vive el país, que tiene la red más lenta de la región, con una velocidad promedio de 7,64 mbps, según el reporte de 2019 de la herramienta Speedtest.

María de los Ángeles Martínez es licenciada en Química y antes de la cuarentena daba clases particulares a alumnos de diversificada, ahora no puede hacerlo: “Yo vivo en Guatire, estado Miranda, y lamentablemente en mi casa no me llega señal de ninguna telefonía y no tengo ABA Cantv hace más de un año. Así que no puedo dar clases por ninguna vía. Algunos de mis estudiantes me han llamado y han tenido la suerte de que les caiga la llamada, me hacen preguntas para poder hacer sus evaluaciones online pero es poco lo que puedo ayudarlos de esa forma”.

Sólo 40,5% de los hogares en Venezuela tiene conexión a Internet, de acuerdo con el Observatorio Venezolano de Servicios Públicos, lo que representa una cifra alarmante si se evalúa la eficiencia de mantener la educación de forma online.

Opciones de conexión

Ante la deficiente calidad de las conexiones de Internet tradicionales en Venezuela, las empresas y usuarios particulares han buscado alternativas para obtener mayor velocidad de conexión en compañías internacionales que ofrecen servicio satelital. Los costos de este tipo de Internet deben cancelarse por lo general en dólares o su equivalente, dependiendo del plan.

Las empresas de Internet satelital “ofrecen paquetes hasta de 300 megas de velocidad, en planes mensuales a los que se le suma el costo de instalación que puede llegar hasta $700 aproximadamente. 

El ingeniero informático, Luis Barrientos, acotó que este tipo de servicios se ofrecen en Venezuela pero son empresas extranjeras por lo que sus costos pueden ser muy altos y solo un pequeño sector del país podría tener acceso a estos.

Los usuarios con conexión a Internet mediante Cantv se quejan de las constantes fallas y la lentitud del sistema. La respuesta de la compañía ante tantos reclamos, fue la sugerencia de conectarse a la red “en las horas valle”.

Dicha recomendación fue dada a través de la cuenta de Instagram ‘contactocantv’, hace poco menos de un mes.

Explicaron que “las horas valle” corresponden a los periodos de menos concurrencia de tráfico, los que van “entre las dos y cuatro de la tarde, o entre las 10 de la noche hasta la madrugada”.

Forma parte de nuestro canal en Telegram y mantente informado del acontecer político y económico de Venezuela https://t.me/Descifrado

- Publicidad -