#OPINIÓN: Respuestas económicas urgentes al Covid-19

- Publicidad -

Por Ángel Alvarado

«El presidente Guaidó ha conseguido 1.200 millones de $ y una línea de crédito de 5.000 millones de $ en organismos multilaterales, cantidad suficiente para comenzar un programa de estas características».

Lea también: Escasez de combustible hace imposible distribución de la producción agrícola a las grandes ciudades

- Publicidad -

Cuando comenzó la pandemia del COVID-19 sabiamos que los sectores populares de los centros urbanos y las comunidades rurales iban a ser los más afectados. La crisis económica que Maduro generó no parecía tener otro destino sino su agravamiento hasta niveles inauditos.

Y así ha sido. En las últimas semanas he visto: a productores agrícolas que pierden su cosecha por falta de combustible ante la destrucción del complejo refinador nacional; empresas que empiezan a dejar de cancelar sus nóminas ante la imposibilidad de enfrentar los pagos; o
muchedumbres de personas que pululan por Catia o Petare buscando un sustento a pesar del peligro de contagio: si no los mata el virus los matará el hambre.

La realidad de estos sectores no es sorpresa, pues estos primeros 21 días de cuarentena ya podrían haber significado 7% de caída en el PIB de Venezuela. La larga depresión económica, que comenzó con la llegada de Maduro al poder en 2013, ya ha cobrado 70% del nivel de
ingreso de los venezolanos a través de brutal inflación que se ha acelerado durante cuarentena.

En Petare lo hemos monitoreado con la Cesta Petare, ésta ha marcado un incremento de 5% semanal en los productos alimenticios a pesar de la caída de la demanda.

¿Qué estamos haciendo?

Cuando se vino al piso la demanda de dinero, es decir cuando empezó la hiperinflación en 2017, tomé la iniciativa en mi circuito: Petare, de dar una comida diaria con alto contenido calórico a los niños en riesgo nutricional para preservarlos de la Emergencia que veía venir.

Estaba ante mis ojos una crisis sin precedentes. Junto al entonces presidente de la Cámara Municipal de Sucre (Miranda) Andres Schloeter (PJ) comenzamos a levantar fondos en la incipiente diáspora para la alimentar 30 niños en San Blas (Petare Sur).

Han pasado poco más de dos años desde entonces, hoy tenemos 44 comedores y alimentamos más de 4000 niños cada día. No solo estamos en Petare sino en distintas zonas del Estado Miranda y en alianza con Roberto Patiño (PJ) y muchos otros compañeros del partido
llegamos 12.000 niños todos los días a nivel nacional.
Este mes de Abril es muy especial para nosotros en Petare, ya que vamos a servir el plato número UN MILLÓN (1.000.000). Cuando comenzamos no sabíamos que llegaríamos a tanto, tampoco sabíamos la extensión y la profundidad de la crisis.

En estos días de Pandemia seguimos trabajando junto a organizaciones internacionales para hacer transferencias de dinero a madres de los comedores: para que compren artículos de higiene; estamos trabajando en proyectos para construir pozos de agua en escuelas, y también estamos promoviendo a emprendedoras que hacen tapabocas lavables en sus comunidades y
para sus comunidades.

Hemos logrado consolidar un modelo social integral que supera el asistencialismo, con el fin de generar capacidades que desemboquen en dos vertientes: empoderamiento de la mujer y emprendimiento femenino. Hemos descubierto que las fuerzas del venezolano están allí dormidas: creatividad, innovación, ganas de echar para adelante. Y allí estamos nosotros dispuestos a despertarlas.

En estos días de Coronavirus este modelo social integral se puede replicar masivamente a través de transferencias directas de dinero a las madres de familia venezolanas: para que enfrenten la crisis y desarrollen emprendimientos en sus comunidades. Por eso es que hemos insistido desde Primero Justicia, junto a Carlos Ocariz y José Guerra, en la necesidad de ésta política mientras dure la pandemia. El objetivo es el mismo que nos trazamos hace dos años: preservar a los venezolanos de los estragos del socialismo del siglo XXI agravada ahora por la pandemia.

Conclusión
Esta política además de ser la mejor práctica disponible en estos momentos de pandemia es posible financiarla con organismos multilaterales que podrían desembolsar recursos para una política de “helicopter money” con dinero constante y sonante (dólares).

El presidente Guaidó ha conseguido 1.200 millones de $ y una línea de crédito de 5.000 millones de $ en organismos multilaterales, cantidad suficiente para comenzar un programa de estas características. Sabemos que solo la Asamblea Nacional y un gobierno legítimo podrían palear esta crisis social y sanitaria que se nos vino encima, por ello es urgente conformar un Gobierno de Emergencia que lo haga posible.

Después de haber servido un millón de almuerzos en Petare debo decirles que se puede, que es urgente y que los venezolanos solo están esperando un ayuda para desplegar todas sus energías
para echar para adelante.

Forma parte de nuestro canal en Telegram y mantente informado del acontecer político y económico de Venezuela https://t.me/Descifrado

- Publicidad -