Ventas de autos nuevos en EEUU se disparan gracias a los huracanes

Tanto GM como Ford admitieron que fueron ayudadas por las dañinas tormentas que azotaron a Texas y Florida

2185
- Publicidad -

La industria del automóvil de Estados Unidos se fortaleció en septiembre por el reemplazo de los cientos de miles de autos dañados por los huracanes, lo que podría frenar la tendencia declinante de las ventas.

General Motors (GM) y Ford, los dos mayores constructores estadounidenses de autos, interrumpieron varios meses de malas ventas tras el paso de los huracanes Harvey e Irma por el sur de Estados Unidos.

GM vendió 279.397 vehículos en septiembre, lo que significa un aumento de 11,86% en 12 meses. La firma especializada Edmunds.com esperaba un crecimiento de 7,4%.

- Publicidad -

Ford reportó un aumento de 8,7% en términos anuales y casi duplicó el 4,7% que preveía el mercado.

«Las regiones devastadas por los recientes huracanes seguirán recuperándose y eso propiciará la venta de autos nuevos y de ocasión», dijo el economista jefe de GM Mustafa Mohatarem.

El precio medio de las transacciones en la región castigada subió 18% lo cual es bueno para la rentabilidad de los fabricantes. Estos habían lanzado en agosto una ola de ofertas para inyectar un poco de fuerza a las menguadas ventas.

Las ventas de autos habían caído 2,7% en los ocho primeros meses del año y los analistas daban por seguro que 2017 sería el primer año de repliegue tras siete consecutivos de récords.

Fiat Chrysler, el tercero de los mayores fabricantes estadounidenses, también aprovechó la elevada demanda en el sur de Estados Unidos y con eso compensó sus menores ventas a las empresas arrendadoras de autos.

Fiat Chrysler vendió 174.266 autos en septiembre, lo cual es una caída anual de 10% pero menor al 11% esperado por los expertos.

Toyota, numero dos del mundo, aumentó en setiembre 14,9% sus ventas anuales y las de Nissan aumentaron 9,5%.

De acuerdo con datos de la aseguradoras, solo en Houston el huracán Harvey provocó la pérdida de cerca de un millón de autos, lo que disparó las solicitudes de indemnización y la compra de nuevas unidades.

- Publicidad -