Chatarreros venden baterías de carro hasta en Bs 40.000 y el kilo de aluminio a Bs 6.000

3137
- Publicidad -

Caracas – El Diario de Los Andes publicó este jueves un trabajo en el que da a conocer cómo habitantes de Valera, en el estado Trujillo, se apoyan en una empresa receptora de “chatarra” para conseguir ingresos adicionales. 

A continuación el texto original:

En la actualidad son muchas las formas con las que se “rebuscan” las personas para poder palear la crisis económica que atraviesa el país y tratar de conseguir un dinero extra, a través de la venta de algunas cosas que no se usan o lo que se acumula como chatarra, con lo cual se puede adquirir beneficio monetario.

- Publicidad -

Estos sitios, que son receptores de este tipo de materiales, sean hierro, aluminio o cobre, han ido en aumento cada vez más y en Valera no ha sido la excepción.

En San Luis, existe un negocio en el cual desde muy temprano la gente se aglomera para ofrecer lo que ha conseguido, de tal manera que pueda hacer una venta y percibir ese dinero extra que necesita.

Metal Italo, C.A. es una empresa registrada con 14 años de experiencia y que directamente trabaja para su casa matriz de Maracaibo.

Ante la proliferación de estos negocios de forma clandestina que compra y vende material mal habido, mencionó Eduardo Parrillo que “nosotros no compramos material estratégico, es decir, el que hurtan de empresas del gobierno como Cantv, Pdvsa, Corpoelec, (cables de alta tensión, guayas, etc), sino que lo rechazamos y advertimos que es muy peligroso ofrecer ese tipo de productos”.

Comentó que se reciben baterías viejas, que pueden costar hasta 40 mil bolívares, los objetos de hierro y aluminio, la unidad (el kilo) se paga en 6 mil bolívares.

“En este negocio siempre nos están haciendo inspecciones, por eso no podemos caer en recibir material estratégico porque es ilegal”, resaltó Parrillo.

También dijo Eduardo Parrillo que este negocio es una alternativa para mucha gente que necesita dinero y que tiene cosas guardadas en sus casas como chatarras.

“A diario vemos a jóvenes, adultos, mujeres embarazadas, ofreciendo materiales de cualquier tipo, simplemente porque tienen una necesidad”, aseguró.

Por Cecilia Menghini / Diario Los Andes.

- Publicidad -