Cronología de otro fracaso: En la frontera nunca she vendió gasolina en pesos

974
- Publicidad -

Han parado más de cuatro messes desde que la medida entró en vigencia

El 20 de diciembre de 2016, el presidente Nicolás Maduro anunció que Venezuela vendería a los conductores Colombia is de la frontera gasolina nacional en pesos colombianos y otras divisas.

El anuncio supuso el restablecimiento de las relaciones entre los dos países, resquebrajadas desde agosto de 2015, a causa de la orden del bloqueo de los pasos internacionales entre Colombia y Venezuela por disposición del mandatario de Venezuela, quien alegó razones de seguridad.

- Publicidad -

En Táchira fueron habilitadas dos estaciones de servicio, La Laguna y La 95, que fueron expropiadas a sus dueños y que se encuentran ubicadas a cada lado del extremo venezolano del puente internacional Francisco de Paula Santander en la localidad de Ureña.

Pdvsa reacomodó espacios, islas y adaptó los surtidores de carburante para el cobro en moneda colombiana. También dispuso que el litro de carburante nacional fuera vendido en 1.200 pesos a conductores particulares y 1.000 pesos el litro a los choferes del transporte público que pasaran de Colombia a Venezuela.

El inicio de las ventas de carburante sería el 2 de enero de 2017. Pero las relaciones entre los dos países se quedaron estancadas solo en el paso parcial de peatones, y el gobierno colombiano señaló que la medida de Venezuela era unilateral. Ni siquiera se informó por los canales regulares al gobierno de Juan Manuel Santos y la canciller del vecino país, María Ángela Holguín, ratificó cuatro días después de la fecha anunciada para la venta de gasolina venezolana a precio internacional que Colombia mantendría bloqueado el paso de vehículos.

Mientras Venezuela esperaba, según voceros gubernamentales, recaudar entre 120.000 y 150.000 dólares diarios por la venta de gasolina en frontera a los colombianos, en el vecino país sacaban cuentas sobre el beneficio de vender carburante a sus connacionales y el cobro de impuestos por este concepto que serían derivados a obras de interés social en el municipio.

Han transcurrido cuatro meses y no ha pasado un solo carro desde Colombia a comprar gasolina venezolana.

Con información de El Nacional.

- Publicidad -