Más de 9,6 millones de venezolanos come solo una o dos veces al día

- Publicidad -

La cifra ha alcanzado grados alarmantes: en medio de la peor crisis económica histórica que ha padecido la nación, 32,5% de la población venezolana, es decir casi un tercio de los habitantes del país, asegura que solo come dos o menos veces al día, lo que ha llevado que más de 72% de los venezolanos haya perdido peso en el último año.

Los datos de la Encuesta sobre Condiciones de Vida en Venezuela (Encovi 2016) dada a conocer esta semana, revelan que en apenas un año la cantidad de venezolanos que no realizan las tres comidas de rigor aumentó 287,6%, producto de la terrible escasez y una inflación en alimentos que algunos analistas estiman fue de más de 800% en el último año.

Los resultados son aun más alarmantes si se estudia el segmento más pobre de la población (pobreza extrema), donde 86,3% de los encuestados afirma que en el último año solo comió una o dos veces al día.

- Publicidad -

El estudio, realizados por las universidades Central de Venezuela (UCV), Católica Andrés Bello (UCAB), Simón Bolívar (USM) y la Fundación Bengoa, señala que más de 72% de los encuestados asegura haber perdido peso a un promedio de 8,7 kilos, mientras que entre los pobres extremos la baja promedio ha sido de 9 kilos.

plato vacio

Al revisar las razones de esta caída en el consumo de alimentos, la inflación y la caída del poder adquisitivo del salario despuntan como las causas para que 93,3% de las familias venezolanas estimen que sus ingresos no son suficientes para la compra de alimentos, lo que además semana que dejan de cubrir otras necesidades básicas como salud y educación. Solo 5,9% de la población dice tener disponibilidad para adquirir la comida que requiere.

A este problema se añade la desmejora en la calidad de alimentación. Según el estudio, la compra de carne, huevos y otras formas de proteína animal han venido cayendo de forma acelerada y son sustituidos por tubérculos (carbohidratos) de bajo contenido nutricional.

De hecho, mientras en 2015 los tubérculos solo eran adquiridos por 10% de las familias venezolanas como sustento de su alimentación, para el año más de 53% de los familias toman este rubro como esencia básica de su dieta.

“Los más pobres sobreviven con harinas, arroz, hortalizas y tubérculos”, señala el informe, según el cual entre los pobres extremos estos rubros ocupan el 34% de su dieta diaria. Dato curioso es que entre los pobres recientes (categoría que apareció en la pasada Encovi) 32,5% dicen que estos rubros pasaron a formar parte de su dieta, lo que significa que se están alimentando con las mismas fallas nutricionales de los pobres extremos.

Yuca

Con pobres recientes Encovi reconoce a personas de los estratos C y D (clase media) cuyos ingresos no alcanzan para cubrir sus necesidades básicas aun cuando no catalogan como pobres por sus condiciones sociales y de formación académica.
La harina de maíz sigue siendo el alimento más buscado entre los venezolanos, pues se trata de su nutriente principal: 83% entre los pobres extremos, lo usan como Entre los pobres extremos, 86,8%, 83,4% entre los pobres no extremos, y 80,8% entre los nuevos pobres.

Esta desmejora en la calidad de la alimentación ha traído como consecuencia la aparición de dos enfermedades típicas de la pobreza: desnutrición (3,9% de los encuestados) y diabetes (2,5%).

- Publicidad -