Vuelto en dólares: Un problema que afecta a los venezolanos y muestra el desorden monetario

Un prolongado desorden en las políticas monetaria, fiscal y cambiaria dieron al traste con la estabilidad del bolívar, cuyo valor de compra se fue erosionando en el tiempo ante el avance de la inflació

239
- Publicidad -

Hacer compras en efectivo se ha convertido en un verdadero dolor de cabeza para los habitantes de Venezuela, país que en 1956 tenía la moneda más fuerte del mundo —por encima del dólar estadounidense— y que en 2020 apenas sirve para dar el vuelto de la divisa que lo secundaba 64 años atrás.

Un prolongado desorden en las políticas monetaria, fiscal y cambiaria dieron al traste con la estabilidad del bolívar, cuyo valor de compra se fue erosionando en el tiempo ante el avance de la inflación, conduciendo a que –entre 2008 y 2018– las autoridades eliminaran ocho ceros a la moneda de curso legal en el país.

Lea además: CNE del régimen otorga la mayoría del parlamento al partido de Maduro

- Publicidad -

Así, el bolívar perdió la cualidad de dinero y empezó a ser reemplazado en la vida diaria de los venezolanos por otras monedas como el dólar estadounidense, el peso colombiano y en menor cuantía, el euro.

“Se puede concluir que el bolívar no es dinero, dejó de serlo. No se utiliza como reserva de valor, y escasamente se usa como unidad de cuenta y como medio de intercambio. Yo me atrevería a bautizarlo como una moneda auxiliar, que funciona para resolver los problemas que está causando la escasez de liquidez en dólares”, dice Oscar Torrealba, miembro del comité académico de Cedice Libertad, en conversación con El Diario.

Comerciantes y consumidores afectados

El billete de mayor circulación en la economía venezolana, el de 50.000 bolívares, equivale a 0,048 dólares al tipo de cambio del Banco Central de Venezuela de Bs. 1.029.051, vigente el 4 de diciembre de 2020.

Actualmente, el valor de esa especie monetaria paga un pasaje en transporte público (recorrido más corto), pero incluso, la escasez del papel moneda dificulta a los usuarios del servicio hacer la transacción en bolívares.

De esta situación se aprovechan los conductores de las unidades de transporte. “Conscientes de que los dólares circulan libremente, abusan en el cobro del pasaje”, dice Marielba Salas, quien ha presenciado situaciones incómodas porque “los choferes devuelven los bolívares que les provoca y no lo que corresponde cuando los pasajeros pagan con un dólar”.

Lea la nota completa en El Diario.com

Forma parte de nuestro canal en Telegram y mantente informado del acontecer político y económico de Venezuela https://t.me/Descifrado

- Publicidad -