Colas VIP se imponen en el nuevo plan de distribución de gasolina

4
gasolina en Venezuela
- Publicidad -

Usuarios de las estaciones de servicio manifestaron su indignación ante las colas VIP que se forman en las gasolineras ante la mirada cómplice de los funcionarios de seguridad. Cinco o 10 dólares son suficientes para surtir el tanque, sin respetar la cola y pasar por encima de quienes llegaron más temprano.

“No puede ser que tengamos más de 10 horas en cola y tengamos que ver una cola VIP del otro lado de la bomba. Los guardias no hacen nada porque ellos son cómplices de toda esta situación”, dijo María Fernanda Álvarez, quien reportó la irregularidad en la estación de servicio Caseteja.

Las promesas de abastecimiento de combustible en tiempo récord, quedaron desechas. Y es que los larenses, en los diferentes municipios, manifiestan su rechazo ante el caos que se ha generado. “Esto está sucediendo en todas las bombas. Los culpables somos nosotros mismos porque terminamos pagándole a un guardia para que nos pase más rápido sin pensar en el daño que le hacemos a los demás”, expresó Álvarez a ElImpulso.com.

- Publicidad -

Lea además: La falta de gas también es un problema para los venezolanos

Quienes a estas horas están haciendo enormes colas para surtir sus vehículos de combustible, describen la faena como una odisea. “Es como ir a la guerra”, dijo en tono jocoso Orlando Hernández, quien nos contó cómo fue su experiencia para llenar el tanque de su carro tras 11 horas de espera.

“Llegue a las 4:15 a.m. y logré un puesto a dos cuadras de la bomba. Al principio se estuvo esperando por el Biopago, que terminó llegando a las 9:30 o 10:00 de la mañana”.

Fue a las 11:30 cuando comenzaron a surtir de combustible. “Agarraron las cédulas de los primeros 40 carros y motos (alternado), luego el guardia iba llamando (a gritos… si escuchaste, bien, si no, perdiste). Teníamos que bajarnos del carro, ir hasta la bomba, colocar datos y huella en el Biopago”.

Luego de colocar todos los dedos de la mano a ver cuál reconoce el sistema biométrico, los usuarios procedían al pago de la gasolina y con ticket en mano podrían buscar su vehículo para llenar su tanque.

“El proceso es demasiado lento y tedioso. No queda más opción que llenarse de paciencia, por salud mental. Descargar una película y tratar de venir con ropa cómoda porque echar gasolina es como ir a la guerra”.

Con información de El Impulso

Forma parte de nuestro canal en Telegram y mantente informado del acontecer político y económico de Venezuela https://t.me/Descifrado

- Publicidad -