Entre Bs. 90 mil a 180 mil cuesta un pan de jamón en panaderías de Caracas

Según los panaderos, las ventas son muy bajas , en promedio están vendiendo un pan de jamón interdiario en los establecimientos del centro de la ciudad.

1351
pandejamon
pandejamon
- Publicidad -

Es hora de almuerzo y algunos transeúntes se detienen frente a una panadería en Bellas Artes. Preguntan por el pan que aún no llega. Un empleado del lugar bate con fuerza sus manos para amedrentar algunos insectos en el mostrador donde hasta el año pasado se exhibía el pan de jamón. Se trata del tradicional agasajo de Navidad, que para los comensales más entusiastas está en peligro de extinción, no porque los panaderos hayan olvidado la receta sino por los altos costos que ralentizan su preparación.

En la ciudad los precios oscilan entre 90 mil y 180 mil bolívares, más del sueldo mínimo. Para algunas familias, los mostradores desiertos, desprovistos hasta del pan de exhibición, son el preludio de una fecha que no tiene quien la celebre. Frente a esa impresión, que arropa a quienes se declaran sin recursos para regocijarse en las tradiciones, los panaderos ciernen sus propios cálculos en bolívares: una caja de aceitunas, de 44 kilos, se cotiza en 17 millones; mientras el paquete  de pasas, de 10 kilos, supera los Bs 2 millones 800 mil, según publica un trabajo en el diario El Universal.

Las cuentas, coinciden los comerciantes, no solo pasman la producción, también desmoronan las ventas. En los días buenos, la Panadería Vollmer, en San Bernardino, vende hasta dos panes de jamón. Y en la peor de las jornadas, las ventas no despegan, informó Ricardo Vieira, encargado del establecimiento. Añadió que la relación semanal de ventas es de un pan interdiario.

- Publicidad -

«Pocas personas tienen para comprarlos», enfatiza. En ese local una porción individual de pan  de jamón cuesta Bs 35 mil, mientras la presentación familiar asciende a 145 mil. De cara a la crisis, que despedaza el presupuesto del hogar, algunos panaderos han resuelto responder a la tímida demanda a través de encargos. Sin embargo, de siete panaderías consultadas en el centro, solo dos habían decidido elaborar panes para la temporada.

Quienes deciden cabalgar la coyuntura aseguran que se enfrentan al desabastecimiento de harina, azúcar y el encarecimiento del jamón. Juan Pablo Molina, encargado de una panadería en las inmediaciones de la avenida Panteón, detalla que en el mercado nacional un saco de 50 kilos de harina panadera supera   el millón 400 mil bolívares y los empresarios deben lidiar contra la maraña espesa de la corrupción. «No podemos vender a pérdida. Para mantener las ganancias tendríamos que vender un pan a 150 mil y las familias están priorizando otras cosas», agrega Kevin Montemiranda.

Tomás Ramos, presidente de la Federación de la Industria de la Panificación (Fevipan), es optimista y desliza un escenario menos lúgubre en comparación con otros meses de 2017. Ramos reivindica la importancia de un sector, que es considerado la cadena de abastecimiento más importante del país, cuya fuerza productiva se resume en 350 mil trabajadores directos y un millón 700 mil indirectos.

El portavoz de Fevipan asegura que 40% de la distribución de alimentos se hace a través de las panaderías. A propósito de la producción, señala que más de 55 asociaciones del país se darán cita esta semana en Maracay, durante la  ExpoFevipan 2017, donde analizarán la situación estado por estado. «Nuestra voluntad es mejorar los canales de comunicación para resolver los problemas».

Mientras los expertos descifran el mayor problema de la economía y el Ejecutivo acusa a los privados, algunas familias optan por preparar su propio pan de jamón puertas adentro. Luisa Almeida dice que se las ingenia y en lugar de jamón, cuyos precios superan los Bs 120 mil, le pone trozos de tocineta. «Desde el año pasado preparo mi pan en casa», afirma.

Para acabar con el problema, la Federación de la Industria de la Harina advierte que se requiere una distribución mensual de 120 mil toneladas. A juicio de la federación, el Estado tiene el monopolio de la distribución y ello afecta el despacho.

- Publicidad -