Dos ingresos mínimos legales compran menos de un tercio de la Canasta Básica de julio

2974
- Publicidad -

Inflación récord en agosto mermará aún más el poder adquisitivo

En un país normal, los aumentos salariales son una noticia de júbilo para sus beneficiarios. Pero en Venezuela, los incrementos decretados sucesivamente por el gobierno de Nicolás Maduro son recibidos con indiferencia, en el mejor de los casos, o incluso con angustia.

Desde hace varios años la mayoría de la población se dio cuenta de que los aumentos por decreto se hacen sal y agua antes incluso de que los cobren por primera vez, debido a la inflación desbocada. A cada una de estas medidas siguen precios más altos en prácticamente todos los productos y servicios, debido a que también suben los costos de producción.

- Publicidad -

Con el incremento anunciado ayer, el salario mínimo quedó en 136.544,18, y el bono de alimentación, en 189.000. Desde este mes el ingreso mínimo legal será de 325.544,18. Sin embargo, la Canasta Básica Familiar (CBF) en julio alcanzó los Bs 2.043.083,39, según cálculos del Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM).

La CBF está diseñada para incluir todos los bienes y servicios fundamentales para una familia promedio de cinco miembros, en la que solo dos trabajan. Si se asume que ambos cobran un ingreso mínimo legal, al final de septiembre esa familia habrá recibido 651.088,36. Este monto es apenas 31,87% de la CBF de julio.

Contar con una Tarjeta de Hogares de la Patria (y no todas las familias pobres la tienen) ayuda poco, a pesar de que Maduro elevó este subsidio mensual a Bs 140.000. En ese caso, el ingreso doméstico sube a 791.088,36, o 38,72% de la CBF de hace dos meses.

Para colmo, la inflación no se ha parado en seco desde julio. Todo lo contrario, varios indicadores en agosto alcanzó niveles récord. El aumento de precios intermensual llegó el mes pasado a 33,85. La firma Econométrica calculó una cifra un poco más baja: 31,9%. Es muy poco probable que este patrón se revierta en septiembre, lo que significa que, cuando los venezolanos se vean por primera vez “beneficiados” por todos los aumentos decretado por el Presidente, podrán adquirir un porcentaje de la CBF incluso menor al mostrado aquí.

- Publicidad -