Así se ha desplomado el salario mínimo en dólares desde que Maduro es Presidente

1074
Dólar paralelo superó los Bs. 224.000
- Publicidad -

Poder adquisitivo cae ante el fracaso del Gobierno en meter en cintura el mercado negro de divisas

Los salarios y el dólar cotizado en el mercado paralelo en Venezuela son respectivamente como la tortuga y la liebre de la fábula de Esopo, con la modificación de que el mamífero sí invierte todas sus fuerzas en ganar la carrera y deja muy atrás al reptil.

Aunque el Gobierno insiste en que no se puede llevar a dólares el sueldo a partir de la la tasa innombrable porque la misma es especulativa, artifical y poco representativa de la economía nacional, el hecho es que la creciente sequía de moneda verde distribuida por el Estado ha obligado a muchos negocios a buscar las divisas por la vía alterna. El resultado ha sido un impacto brusco en la estructuras de costos y, por consiguiente, en los precios, que cada vez más golpean el bolsillo del consumidor.

- Publicidad -

A mediados de junio de 2013, el salario mínimo estaba en Bs 2.457,02. Esta cifra, de acuerdo con el tipo de cambio paralelo vigente entonces, equivalía a 79,54 dólares. Si se hace un seguimiento anualizado a esta relación, el efecto negativo sobre el sueldo es evidente.

Así, en junio de 2014 el salario mínimo era de Bs 4.251,40, o 58,69 dólares; en junio de 2015, Bs 6.746,98, o 16,21 dólares; y en junio de 2016, Bs 15.051,19, o 14,26 dólares. Finalmente, esta semana, con un salario mínimo de Bs 65.021, el monto es de 8,02 dólares. La contracción con respecto al mismo mes de 2013 es de 89,92%.

En estos cinco años, los venezolanos han visto cómo el Gobierno inventa plataformas de control cambiario, asegurando en cada caso que la herramienta permitirá «torcerle el brazo al dólar guarimbero», y también como las va desechando sin que se cumpla el objetivo: Sicad, Sicad II, Simadi y, ahora, el Dicom. Desde que este último sistema comenzó a implementarse, con más de un año de retraso, el paralelo no ha hecho sino subir. Y el poder adquisitivo de los venezolanos es cada vez menor.

 

- Publicidad -