¿Por qué los ojos del mundo financiero están puestos en las elecciones holandesas de este miércoles?

1170
Geert Wilders, líder del ultraderechista Partido por la Liberta
- Publicidad -

Posible triunfo de partido anti UE enciende las alarmas

La atención de las elites políticas de Europa y de buena parte de la comunidad financiera internacional está centrada esta semana en los Países Bajos. Esperan con ansiedad el resultado de las elecciones generales que allí se realizarán este miércoles.

¿Por qué tanta preocupación por el acontecer político en la pequeña nación? Los holandeses escogerán la composición de su parlamento, y por ser Países Bajos un régimen parlamentario, se está escogiendo igualmente el gobierno. Es como en España o Italia.

- Publicidad -

El temor radica en un triunfo del Partido por la Libertad, una organización de derecha populista que, entre otras cosas, pregona prohibir la entrada de musulmanes al país, prohibir la circulación del Corán en Holanda y, lo que más alarma a los mercados, retirar su nación de la Unión Europea.

Movimientos con posturas similares a las del Partido por la Libertad se encuentran en una situación de apogeo sin precedentes. Todos son rabiosamente opuestos al statu quo de la UE, a la que acusan de tomar para sí demasiado de la soberanía de sus respectivos países, particularmente en materias migratoria y económica. En medio de la crisis de refugiados del Medio Oriente y el África musulmana, estos partidos xenofóbicos han encontrado una considerable popularidad entre europeos que temen por la «islamización» del continente.

Versiones un poco más moderadas de esta derecha europea ya se hicieron con los gobiernos de Hungría y Polonia, y una bastante radical estuvo a punto de hacerlo en Austria. En un contexto de alarma generalizada por la salida del Reino Unido de la UE (Brexit), así como el triunfo en Estados Unidos de Donald Trump (quien comparte las visiones de mano dura contra migración de musulmanes que considera riesgosa), la victoria del Partido por la Libertad en Países Bajos no es descartable.

Todo indica que la gran pelea será entre esta organización y el oficialista Partido del Pueblo por la Democracia y la Libertad, de centroderecha y favorable a la preservación de la UE. A lo largo de la campaña, el Partido por la Libertad y su contrincante en el gobierno se han alternado como los más favoritos en la intención de voto, según encuestas. Sin embargo, «el 60% de los ciudadanos holandeses todavía no sabe si votará o a favor de quién», explicó a la AFP Monika Sie Dhian Ho, directora del Instituto Clingendael en La Haya.

Este lunes habrá un debate televisivo entre el primer ministro holandés Mark Rutte, quien busca mantener el cargo, y el líder del Partido por la Libertad, Geert Wilders, que podría ser esencial para que los indecisos tomen una posición.

Incluso si el Partido por la Libertad logra la mayor cantidad de curules, el resto de las organizaciones en el parlamento pudiera formar un gobierno de coalición que excluya al ganador como medida urgente. Pero hasta esto sería sin precedentes y podría sumir al país en un clima de incertidumbre política que afecte los mercados europeos.

Países Bajos es la sexta mayor economía dentro de la UE, y si se saliera del bloque, el impacto en la zona euro no sería menor. Sin embargo, lo más alarmante para los inversionistas sería la influencia que un triunfo del Partido por la Libertad tenga en Francia, donde la situación es muy similar: en abril será la primera vuelta de las elecciones, y encabeza las encuestas Marine Le Pen, candidata del derechista Frente Nacional, que también proclama la necesidad de abandonar la UE. Dentro del bloque, Francia es la tercera mayor economía, y cuando se complete la salida del Reino Unido, será la segunda. Por lo tanto, si también se retira Francia, el golpe a la UE sería devastador.

- Publicidad -