Rusia impulsa las exportaciones de cereal a América Latina

0
120
Cortesía

En un audaz movimiento estratégico, Rusia está aumentando sus envíos de cereales a América Latina, aprovechando la excesiva regulación en Argentina, histórico gigante agrícola de la región. Esta jugada audaz sigue a la renuncia del Kremlin a los acuerdos de grano del mar Negro, que habían generado considerables pérdidas en el sector ruso.

Arkadi Zlochevski, presidente de la Unión Rusa del Grano (URG), reveló a EFE: «Hemos logrado organizar un flujo de doble dirección entre la soja latinoamericana y el cereal ruso. Esto reduce significativamente los costos logísticos y hace que nuestros recursos cerealísticos sean competitivos en América Latina».

A pesar de que el principal mercado para el cereal ruso sigue siendo el norte de África y Oriente Medio, la URG cree que hay un enorme potencial entre los países latinoamericanos.

Intercambio de Soja por Trigo

Rusia opera una planta de procesamiento en el enclave báltico de Kaliningrado, que «recibe anualmente tres millones de toneladas de soja», según destacó Zlochevski. Estas enormes cargas de soja llegan en grandes buques de la clase Panamax, con una capacidad de 52,500 toneladas, procedentes de países como Brasil, Uruguay y Paraguay.

Aunque esta operación no es nueva, con unos cinco o seis años de antigüedad, Zlochevski subrayó que ahora funciona de manera más fluida y con volúmenes mucho mayores que antes.

Más noticias: Venezuela y China firman acuerdo de servicio aéreo binacional

La URG informó que en agosto pasado, Brasil recibió 253,000 toneladas de trigo ruso, seguido por México con 124,000 toneladas, Venezuela con 59,000 y Perú con 55,000. Otros posibles destinos incluyen a Chile, que ya importó grano ruso en 2022, así como Costa Rica y Nicaragua.

Zlochevski añadió: «Creo que los envíos se ampliarán. Hay potencial en otros países. Este flujo es mutuamente beneficioso. Por supuesto, Argentina ha sido tradicionalmente el principal productor de trigo en la región, pero su sistema de regulación no es muy eficaz, lo que reduce la competitividad del trigo argentino en América Latina».

Rusia está pagando alrededor de $260-270 dólares por tonelada de soja, mientras que los clientes latinoamericanos están importando trigo a $246 dólares por tonelada. Este cambio estratégico podría redefinir el equilibrio de poder en la industria de cereales de América Latina en los años venideros.

EFE

Forma parte de nuestro canal en Telegram y mantente informado del acontecer político y económico de Venezuela https://t.me/Descifrado