Bloomberg: Es Kraft contra Kraft en la extraña visión del capitalismo de Venezuela

Las tiendas de todo Venezuela tienen galletas Oreo hechas en México justo al lado de la versión producida localmente. La mayonesa de Kraft Heinz Co. se está importando de Brasil y Estados Unidos, aunque la empresa también elabora el sándwich para untar en la ciudad de Valencia

24753
Bloomberg: Es Kraft contra Kraft en la extraña visión del capitalismo de Venezuela
Foto: Bloomberg
- Publicidad -

Lo que queda del sector manufacturero de Venezuela ha sobrevivido a expropiaciones gubernamentales, frecuentes apagones, colapso de la moneda y escasez de equipos. Pero ahora hay otra amenaza: la competencia de versiones importadas de los propios productos de las empresas.

Por Nicolle Yapur / Bloomberg

Las tiendas de todo Venezuela tienen galletas Oreo hechas en México justo al lado de la versión producida localmente. La mayonesa de Kraft Heinz Co. se está importando de Brasil y Estados Unidos, aunque la empresa también elabora el sándwich para untar en la ciudad de Valencia. Bolsas de cincuenta libras de comida para perros Purina de fabricación estadounidense compiten con el mismo producto de la planta de Nestlé SA en Aragua.

- Publicidad -

Las importaciones, que están exentas de derechos de aduana e impuestos al valor agregado, pueden ser hasta un 40% más baratas que la versión producida localmente, incluso después de incluir los costos de envío. Las fábricas locales simplemente no pueden competir dadas las extremas ineficiencias de hacer negocios en Venezuela.

La situación es parte de la naturaleza absurda del capitalismo en Caracas, donde el presidente Nicolás Maduro está fomentando el uso del dólar estadounidense y flexibilizando los controles de precios para reactivar una economía devastada por la hiperinflación, las sanciones y años de mala gestión.

Permitir las importaciones libres de derechos para unos 2.500 artículos tenía por objeto ayudar a aliviar la escasez. Y si bien hay indicios de que la administración de Maduro está comenzando a reconocer los problemas de las fábricas nacionales, también hay una industria artesanal en auge para las empresas familiares que compran a intermediarios extranjeros y luego revenden los productos a los minoristas.

“El gobierno ha dicho que la prioridad es la industria local, pero lo que están haciendo ahora mismo es subsidiar las economías extranjeras”, dijo Luigi Pisella, presidente de Conindustria, un grupo que representa a los fabricantes. Dice que las importaciones se encuentran entre los mayores desafíos para sus miembros.

Es Kraft contra Kraft en la extraña visión del capitalismo de Venezuela
Foto: Bloomberg

Al igual que con gran parte de la empresa privada naciente que está surgiendo en la Venezuela socialista de Maduro, algunas de las importaciones de productos minoristas son técnicamente ilegales, ya que se supone que los envíos internacionales puerta a puerta se limitan al consumo privado, no a artículos para reventa. Pero el gobierno hace la vista gorda ante el comercio. Según estimaciones de la industria, los envíos puerta a puerta ahora representan el 40% de las importaciones totales, duplicándose desde 2017.

La práctica aumenta el estrés para un sector industrial que se ha reducido casi a la mitad en los últimos años debido a que la escasez de materias primas, la falta de piezas para equipos pesados, una moneda que se derrumba y una destrucción económica que redujo drásticamente el poder adquisitivo de los consumidores minó las ganancias. .

Entre 2017 y 2020, el número de fabricantes en el país se redujo un 44% y más de 1.600 fábricas cerraron en medio de una de las peores crisis económicas de la historia moderna. Empresas como Kimberly-Clark Corp., Kellogg Co., Cargill Inc., Pirelli SpA y Goodyear Tire & Rubber Co. han abandonado el país en los últimos cinco años.

Después de años de quejas de los dueños de las fábricas, el gobierno de Maduro finalmente reconoció el precio que están cobrando las importaciones la semana pasada y anunció que eliminará casi 600 artículos de la lista de exenciones de impuestos, incluidos algunos tipos de pasta, leche y detergentes. El país apunta a reemplazar gradualmente todas las importaciones con productos nacionales, dijo la vicepresidencia Delcy Rodríguez.

Nestlé, una de las pocas multinacionales que quedan aún operando en el país con cinco fábricas y alrededor de 2.500 empleados, dice que está perdiendo ventas debido a las importaciones del mercado gris. Ha advertido sobre los posibles riesgos para la salud de las versiones no autorizadas de sus productos y dice que algunos de ellos son falsificaciones, incluida la leche en polvo Nido falsa.

“Las exenciones fiscales nos están poniendo en desventaja”, dijo Francisco Guerrero, vicepresidente de asuntos legales de Nestlé en Venezuela. “Pero lo que más nos preocupa son los productos que no cumplen con la normativa legal y sanitaria, sin trazabilidad. O peor aún, falsificaciones “.

Patrones cambiantes

Si bien los fabricantes locales lamentan la situación, los consumidores se han beneficiado. Los estantes de las tiendas vacíos hace unos años ahora están llenos de opciones. Todo, desde aceitunas italianas hasta bocadillos de Cheesecake Factory, están disponibles en las tiendas de conveniencia, conocidas como bodegones, algunas de las cuales están tan llenas de productos que se parecen a los supermercados.

Foto: EFE/ Ronald Peña

Los minoristas se sienten atraídos por las versiones importadas no solo por el precio, sino también para ofrecer más variedad, ya que los productos locales generalmente vienen en menos tamaños debido a las limitaciones de producción. Por supuesto, la pobreza está muy extendida y los productos alimenticios de alta gama son inasequibles para muchos venezolanos. Según una encuesta reciente , el salario medio de un trabajador equivale a unos 55 dólares al mes.

Aunque los artículos extranjeros suelen ser más baratos, las tiendas suelen ofrecer también la versión local para satisfacer a los clientes leales a un gusto particular. También son más fáciles de reponer.

Cuando los artículos de uso diario eran más difíciles de encontrar hace unos años, los consumidores estaban felices de encontrar cualquier versión del producto que quisieran. Ahora, los compradores tienen el lujo de buscar otras variables como marcas y tamaños preferidos, dijo el investigador de mercado local Alexander Cabrera de Atenas Consulting Group.

Iris Origuen, de 58 años, reconoció que los productos fabricados en el extranjero suelen ser de mayor calidad y más baratos, ya que se tomó un descanso de su trabajo en un salón de manicura para comprar en un bodegón en un barrio residencial en el este de Caracas. Pero dijo que hay algo en el sabor de algunos alimentos locales que la hace volver.

“Con algunos productos como la mayonesa, no cambiaría el venezolano”, dijo Origuen.

Forma parte de nuestro canal en Telegram y mantente informado del acontecer político y económico de Venezuela https://t.me/Descifrado

- Publicidad -