Con solo 74 celdas operativas trabajadores de Venalum tratan de levantar la producción

127
- Publicidad -

Hace dos años Venalum quedó en cero. Una falla en Guri tras una mala maniobra dejó a todo el país sin luz, incluida la estatal del aluminio, que paralizó las escasas 56 celdas que aún permanecían activas.

Aunque el corte eléctrico fue el golpe que terminó de liquidar la producción en ese entonces, ya la estatal venía en caída libre consecuencia de 10 años de mala gerencia.En el momento del apagón, Venalum operaba 6,1% de un total de 905 celdas, ahora sin los recursos que en otrora dejaban los ingresos petroleros y los récords de producción, los trabajadores tratan de levantar de a poco la operatividad.

En el momento del apagón, Venalum operaba 6,1% de un total de 905 celdas, ahora sin los recursos que en otrora dejaban los ingresos petroleros y los récords de producción, los trabajadores tratan de levantar de a poco la operatividad.

- Publicidad -

Lea además: OVF: Inflación del mes de febrero fue del 50,9%

Un empleado dentro de la planta, que prefirió no identificarse, señaló que reactivar las labores en la empresa trató de hacerse sin repuestos e inversión lo que llevó a que, apenas el 30 de enero del 2020, lograran arrancar las primeras dos celdas.

Señaló que estas celdas permitieron producir aluminio y los ingresos para ir sumando celdas, hasta llegar a las 74 activas luego de dos años. El trabajador, quien habla positivamente de la reactivación de la compañía, declaró que desde la administración del expresidente Pedro Tellechea hasta la actual de Wolfgang Coto, la gerencia y administración han mejorado porque conocen la reductora y saben cómo funciona.

Coto, quien llegó a la empresa en septiembre de 2020, ocupó anteriormente cargos como supervisor de turno, jefe de departamento, gerente de colada, gerente general humano social y gerente general de planta. Tomó la empresa con 32 celdas activas y ha logrado reactivar 42 más.

“La gestión no ha avanzado más porque no hay recursos, no hay insumos (…) nosotros estamos esperando que nos den para seguir avanzando”, dijo. Subrayó que necesitan más independencia debido a que los recursos los maneja la CVG y no les permiten, de acuerdo con lo que se produce, volver a invertir para seguir incorporando celdas.

Señaló que estas celdas permitieron producir aluminio y los ingresos para ir sumando celdas, hasta llegar a las 74 activas luego de dos años. El trabajador, quien habla positivamente de la reactivación de la compañía, declaró que desde la administración del expresidente Pedro Tellechea hasta la actual de Wolfgang Coto, la gerencia y administración han mejorado porque conocen la reductora y saben cómo funciona.

Coto, quien llegó a la empresa en septiembre de 2020, ocupó anteriormente cargos como supervisor de turno, jefe de departamento, gerente de colada, gerente general humano social y gerente general de planta. Tomó la empresa con 32 celdas activas y ha logrado reactivar 42 más.

“La gestión no ha avanzado más porque no hay recursos, no hay insumos (…) nosotros estamos esperando que nos den para seguir avanzando”, dijo. Subrayó que necesitan más independencia debido a que los recursos los maneja la CVG y no les permiten, de acuerdo con lo que se produce, volver a invertir para seguir incorporando celdas.

La planta de carbón está produciendo el 50% de lo que requiere la compañía pues no se le hace mantenimiento desde hace más de 10 años, comentó. Mientras tanto los proyectos de recuperación de Venalum los tiene la CVG y los trabajadores esperan que se autoricen y entreguen los recursos para cambiar los equipos dañados.

Ante los pocos recursos y la falta de insumos, el aluminio ha sido intercambiado por insumos como alquitrán, coque, cloruro y equipos móviles, mientras que en el patio tienen cerca de 11 mil toneladas a la espera de compradores. “Estamos esperando que vengan los inversionistas (compradores de aluminio), porque necesitamos mínimo arrancar en este año 180 celdas”, cuenta.

Para el empleado de la estatal es fundamental que se invierta, se deje trabajar sin impedimento a los requeridos y que se mantenga a la actual gerencia para enrumbar la compañía.

La administración de las empresas básicas ha pasado por muchas inconsistencias, pese a que desde el gobierno se crearon corporaciones del aluminio y del acero en busca de reemplazar a la CVG, estas nunca funcionaron. Hoy en día con Tareck El Aissami como ministro de Industrias, la corporación ha tomado espacios para retomar el control perdido y con ello el poder dentro de las industrias.

La mala gerencia

La caída de la producción en Venalum comenzó desde hace 12 años, el presidente en ese entonces, Hugo Chávez, obligó a apagar 360 celdas de reducción de aluminio por la crisis energética que enfrentaba el país. Después de eso todo fue decayendo.

Las empresas y los trabajadores empezaron a usarse como arma política en la que se priorizaron intereses partidistas, antes que la producción y la eficiencia. Además de esto, la falta de vigilancia en el manejo de recursos y la designación de directivas sin la experiencia necesaria terminó llevando a la estatal al suelo.

Ahora ya con unas empresas produciendo por debajo de niveles eficientes, el gobierno ha señalado que todo se debe a las sanciones y a la “guerra económica”.

Pese al discurso oficialista, el trabajador recriminó que la empresa llegó a esas condiciones, no por la guerra económica, sino porque se les dio recursos -incluidos los del Fondo Chino- a personas que no estaban en capacidad de gerenciar y que al final no terminaron invirtiendo en la estatal. “Esa fue la principal debacle de CVG Venalum”, dijo.

Lea el trabajo completo en el Correodelcaroni.com

Forma parte de nuestro canal en Telegram y mantente informado del acontecer político y económico de Venezuela https://t.me/Descifrado

- Publicidad -