The Washington Post: Para sobrevivir en pandemia los venezolanos recurren a lo que da la naturaleza

192
- Publicidad -

Lo llamamos temporada de mango. Ocurre todos los años en la estación seca cuando la fruta comienza a caer de los árboles, abundante y generosa para los que tienen hambre, reseñó The Washington Post.

En Venezuela, el año pasado, su llegada fue particularmente anunciada, ya que la pandemia agotó aún más el acceso a las necesidades básicas en un país atormentado por una pobreza y una crisis cada vez más profundas.

El Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas informó que un tercio de los venezolanos sufren de inseguridad alimentaria. La pandemia nos ha hecho especialmente vulnerables a una economía maltrecha. La escasez de combustible es común y detiene la distribución de alimentos. Las oportunidades de trabajo existen, pero apenas. El dólar es la moneda principal, pero muy pocas personas ganan en dólares.

- Publicidad -

Durante el encierro obligatorio, cuando el covid-19 golpeó, todos los compromisos fueron suspendidos y la vida se volvió cotidiana. Esto fue al principio, y tuve tanto tiempo que me senté con mi papá en su jardín para ver crecer la hierba (literalmente).

Lea también: Auge del dólar como forma de pago revive a “carteristas”

Texto y fotografías de Andrea Hernández Briceño

Poco a poco, la necesidad de comer, proveer y trabajar nos sacudió a una nueva conciencia. La necesidad nos obligó a reevaluar qué herramientas estaban disponibles para sobrevivir.

Todo el mundo puede contar con la naturaleza, con la temporada del mango entre los regalos que ofrece. Dependemos más que nunca de los mangos. Antes de la crisis habían demasiados y los tiramos a la basura; ahora los reunimos todos. Los afortunados que pueden pagar el azúcar hacen gelatina de mango, y los que tienen harina hacen mango desmenuzado.

La gente en estos días también come muchos plátanos, plátanos y papayas, y usa hierbas silvestres para condimentar comidas simples como arroz y frijoles, y arepas de harina de maíz. Cultivamos pimientos en nuestros patios traseros.

Hice estas imágenes mientras caminaba por las calles de Caracas, la capital, y pueblos más pequeños. Una cosa que observé en mis viajes largos fue que la mayoría de los venezolanos comen menos de dos comidas al día.

Texto y fotografías de Andrea Hernández Briceño

Las personas se despiertan tarde en la mañana para poder saltarse el desayuno e ir directamente a almorzar.

La escasez de agua nos ha hecho bañarnos en ríos cercanos; las plantas de agua no están funcionando a su capacidad. Todo esto habla elocuentemente de la mala gestión nacional de los recursos, pero también demuestra cómo la gente resuelve los problemas cotidianos con pura voluntad y creatividad.

Esta vez, cuando la economía se detuvo, como suele suceder, miramos hacia afuera y comprendimos que nuestra única posibilidad era volver a nuestras raíces.

Lee la nota completa en THE WASHINGTON POST

Forma parte de nuestro canal en Telegram y mantente informado del acontecer político y económico de Venezuela https://t.me/Descifrado

- Publicidad -