La patilla: ¿Pendiente de una película? Todo lo que necesitas saber sobre la nueva forma de ir al cine en Venezuela

Las entradas tienen un precio referencial de 3,5. Sin embargo, puedes aprovechar las oferta de los lunes cuando la entrada está a mitad de precio y los jueves cuentan con un descuentos del 20%

169
- Publicidad -

Desde el 16 de marzo de 2020 inicio el confinamiento contra la pandemia por el Covid-19 en Venezuela. A partir de esa fecha, los cines en todo el país cesaron sus operaciones.

En tiempos de cuarentena, los lugares de esparcimiento se redujeron al mínimo: Sin conciertos, ni restaurantes, ni teatros, ni cine; las distracciones se limitaron a una conversación en familia, el internet o la televisión.

Después de 10 meses de encierro, los venezolanos podrán disfrutar del séptimo arte, durante la semana de flexibilización en el sistema 7+7. Sin embargo, las circunstancias que rodean la asistencia a un lugar cerrado, lleno de personas, con el virus azotando en cada rincón del planeta, genera mucha incertidumbre.

- Publicidad -

Lea: El Impulso: 90% de la población destina más de la totalidad de su salario en la compra de alimentos (Encuesta IMP)

Yusleyda Cevallos, Gerente General de la franquicia “Cines Unidos” ubicado en el Centro Comercial Sambil en el Municipio Chacao de Caracas, estuvo dispuesta a despejar las dudas sobre las medidas de bioseguridad dentro de los cines.

Cevallos explicó que disponen de salas desde 160 hasta 230 butacas, para evitar las aglomeraciones, cada función se proyectará con el 70% de la capacidad.

Además, Cevallos aseguró que cumplen un tiempo reglamentario de espera de 40 minutos entre cada sesión, para que los usuarios de los diferentes horarios no se encuentren en el mismo lugar, al mismo tiempo. Esta nueva modalidad sólo les permite realizar dos exhibición al día y así no saturar las instalaciones.

De interés: Comerciantes de Margarita apuestan por el carnaval para recuperar las ventas

En relación a la regulación de los clientes en el cumplimiento de las medidas de bioseguridad, Cevallos agregó que “se verifica que el invitado tenga el tapaboca bien colocado”. En el proceso de desinfección, a los asistentes se les entrega una dosis de gel antibacterial para las manos y se revisa la temperatura de las personas antes de ingresar.

En cuando a la distancia dentro de las instalaciones de “Cines Unidos”, Cevallos aclaró que las personas deben mantener un 1,5 metros de separación entre ellos. La gerente también aseguró que la medida está correctamente señalada a lo largo de todo el cine.

Según la gerente de “Cines Unidos”, además, el personal se encarga de desinfectar los espacios luego que cada invitado abandona el lugar, por lo que deben desinfectar de 2 a 3 veces.

Durante el control de sanidad del personal de “Cines Unidos”, a los empleados se les realiza una prueba PCR a la semana y así estar alerta ante cualquier contagio.

Cine sin cotufas, no es cine –

Ir al cines sin una buena dosis de cotufas, es como no haber ido. Ver una buena película tiene que ir acompañado, por lo menos, de una bolsa con chuchería; de las que suenan como un trueno en medio de la función y provoca las miradas más acuciosas, dignas del peor crimen contra el séptimo arte.

Si eres de las personas que tiene que comer una cotufa tras otra sin parar, el sistema de entrega de comida dentro del cine también cuenta con normas de bioseguridad. Para minimizar el contacto entre personal y la clientela, los compradores deben usar los puntos digital con pantalla táctil para realizar el pedido, que son desinfectadas después de cada uso.

La industria del cine en Venezuela no escapa a la dolarización. Tanto las entradas como los combos se cotizan a la tasa del divisa del día. Los precios varían desde 1,5 para las cotufas pequeñas hasta 3,5 para unos tequeños.

Las entradas tienen un precio referencial de 3,5. Sin embargo, puedes aprovechar las oferta de los lunes cuando la entrada está a mitad de precio y los jueves cuentan con un descuentos del 20%

«Es un lujo” –

Aunque este viernes 29 de enero eran poco los aventureros que se atrevieron a ir al cines, Marlyn Yánez, a pesar de no estar a favor de la apertura de los cine, decidió ver una película con unos amigos después que vio una publicación en las redes sociales.

Yánez considera que la población aun no está preparada para asistir a eventos como este, porque muchas personas que rehúsan a usar el tapaboca correctamente o cumplir con la medidas bioseguridad.

Además, Marlyn considera que los precios no son accesibles para todos, sobre todo, para quienes ganan en bolívares, “hay que comprar chucherías por fuera porque ir al cine es un lujo”.

Forma parte de nuestro canal en Telegram y mantente informado del acontecer político y económico de Venezuela https://t.me/Descifrado

- Publicidad -