Transportistas escolares se debaten entre taxis y buhonería

31
- Publicidad -

Frente a la suspensión de clases presenciales desde principios de marzo los transportistas escolares sufrieron una total paralización en sus labores, reseñó 2001online.com.

Aseguran que su economía se vio bastante afectada ya que para muchos su único ingreso era llevar y traer a los estudiantes.

La vida de estos trabajadores cambió radicalmente con la llegada del virus COVID-19 y ahora se encuentran bastante preocupados.

- Publicidad -

No saben si puedan volver a trabajar por el miedo a un posible contagio y por la escasez de gasolina que existe actualmente en el país

Lea además: Mire cómo impactaría la dolarización oficial en la economía de Venezuela

Rafael Medina chofer escolar en Caracas, manifestó que “desde que inició la cuarentena mi vida se vio afectada económicamente porque no puedo salir a trabajar».

«Me dedico desde hace más de 15 años al transporte escolar y éste está completamente paralizado”, apuntó.

Medina añadió que “intento vender varios productos tanto de limpieza como de aseo personal pero éstos no me generan los ingresos suficientes para poder costear todos los gastos de mi familia”.

José Castillo transportista del estado Aragua, indicó que “soy una persona de 71 años y trabajo como chofer escolar desde hace 10 años aproximadamente, debido a la pandemia no he tenido trabajo».

«En ninguna empresa me van a aceptar con esta edad, por lo tanto me he visto bastante ahorcado con los gastos de comida en el hogar”, expresó

Señaló que “junto con mi esposa realizamos tortas para vender a los vecinos de nuestra comunidad y a resultado pero nada se compara con mi trabajo de chofer.

La pandemia nos complicó la vida porque en su mayoría los que hacemos este tipo de trabajo somos personas adultas mayores”.

Omar Silva trasportista escolar del estado La Guaira, menciono que “antes de que iniciará la cuarentena yo hacía tres viajes escolares en la mañana dos en la tarde y cinco en la noche en total eran 10 viajes diarios con los que podía mantener a mi familia”.

“Ahora no sé qué vayamos a hacer cuando se reactive nuevamente la vida normal porque no sólo está el tema de un posible contagio, sino también, el grave problema que existe en el país por la gasolina”.

Silva dijo que “durante esta pandemia he salido cuando tengo gasolina y se puede con mi carro particular para realizar carreras a personas de confianza, manteniendo las medidas de seguridad y el debido distanciamiento social así como también desinfectando constantemente los asientos y manillas del carro”.

60% menos se redujo el ingreso de los transportistas escolares debido a la llegada de la pandemia por el virus COVID-19 en los estados Caracas, La Guaira y Aragua.

Nota de 2001online.com

- Publicidad -