Las ‘fake news’ como estrategia para manipular a la opinión pública

142
- Publicidad -

Las redes sociales, cuando irrumpieron en nuestras vidas hace ya más de una década, prometían ser un terreno idóneo para la libertad de expresión en todos los países del mundo, incluso en aquellos que poseían regímenes más autoritarios. Sin embargo, con el paso del tiempo, hemos comprobado como se han visto inundadas de noticias falsas y ‘trolls’ cuyo único interés es el de manipular a su antojo a la opinión pública desde el anonimato. Venezuela no es una excepción.

Los usos nocivos de las redes sociales


Sin duda, Twitter es la red social preferida de quienes emprenden campañas de desestabilización contra las autoridades públicas basadas en ‘fake news’ o noticias falsas. La inmediatez de sus mensajes, la alta capacidad de respuesta y difusión que poseen y la dificultad para contrastar su veracidad dentro del propio medio son algunos de los motivos que lo explican.

Sin embargo, Twitter no es la única que se ha visto sacudida por este fenómeno. Otra de las que más lo sufren es Facebook. Sin embargo, el medio creado por Mark Zuckerberg está tratando de tomar cartas en el asunto. Por ejemplo, ha empezado a tomar medidas para eliminar los deepfakes y no ha dudado en suprimir millones de cuentas en todo el mundo. Esto ha sido especialmente notorio durante las fases más graves de la pandemia de COVID-19 en Europa.

- Publicidad -

El objetivo es siempre el mismo. Un sinfín de cuentas falsas empieza a lanzar noticias falsas sobre un tema concreto con el propósito de desviar la atención, focalizarla en un sujeto o entidad concreta y confundir a la opinión pública. No importa el esfuerzo que se haga por desmentirlas. Siempre permanecen con fuerza en un número concreto de personas.

No solo ‘fake news’

A pesar de ello, tanto en Venezuela como en el resto de países del mundo, no solo aquellos que quieren desestabilizar a los gobiernos utilizan la herramienta de las ‘fake news’. Desgraciadamente, también son las autoridades públicas las que se valen de ellas con el objetivo de difundir su propaganda política y de desarticular redes de opositores.

No deje de leer: Saime reitera que todas sus oficinas están cerradas y alerta sobre gestores que buscan estafar a usuarios

La diferencia entre Venezuela y otros muchos países del mundo es la forma en la que lleva a cabo esta estrategia. Por ejemplo, si echamos un vistazo a Estados Unidos, dentro del cual Donald Trump y su equipo de gobierno se han convertido en auténticos especialistas en este tipo de estrategias, vemos como los principales entes del estado ocupan una posición frontal en las campañas de desinformación. Estas son muy sofisticadas y están perfectamente coordinadas.

Pero en Venezuela no hay tanto perfeccionamiento. Las campañas se realizan de manera mucho más anárquica, lo que ha provocado un grave perjuicio en los propios medios de comunicación tradicionales del país y el lanzamiento de estrategias que, en muchos casos, resultan contradictorias. Así lleva siendo más de 10 años, aunque durante los últimos meses la situación se ha acentuado notablemente.

En definitiva, las redes sociales no se han convertido en el espacio de opinión libre y puro que todos esperábamos. Pero, por suerte, hay muchas personas trabajando contra las ‘fake news’. Todos debemos poner nuestro grano de arena.

Forma parte de nuestro canal en Telegram y mantente informado del acontecer político y económico de Venezuela https://t.me/Descifrado

- Publicidad -