Así ajustó la Iglesia venezolana sus actividades para la flexibilización de la cuarentena

La Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) presentó un protocolo enmarcado dentro del proceso de flexibilización de la cuarentena.

12
iglesia venezolana
- Publicidad -

Hasta tanto las autoridades sanitarias lo consideren conveniente, se mantendrán las misas vías redes sociales y radio y televisión, de acuerdo con la nueva normativa para el funcionamiento de las Iglesias Católicas.

En las fases de apertura, el Obispo diocesano determinará el momento en que los fieles podrán asistir a los templos para las celebraciones eucarísticas dominicales y feriales.

En el momento en que las autoridades sanitarias lo permitan, y si éstas no determinan un número de personas, se establecerá que a cada templo o capilla pueda asistir el 50% del aforo (o capacidad del recinto), respetando la distancia de 1,5 metros entre los asistentes. Esta misma distancia debe mantenerse fuera de los templos.

- Publicidad -

Los fieles deben hacer uso de la mascarilla o tapaboca, con carácter obligatorio para entrar a los templos o actividades religiosas. Los que manifiesten malestar corporal o gripe deben permanecer en sus hogares.

Uso de los bancos o sillas: donde se pueda, conviene dejar en el templo sólo los bancos suficientes para ubicar a los fieles de acuerdo a la cantidad permitida por las autoridades. Sería preferible el uso de sillas plásticas, con el mismo criterio, ubicándolas separadas 1,5 metros una de la otra. Los niños sólo podrán asistir junto con sus padres u otro familiar, y con ellos se sentarán.

Las pilas de agua bendita, donde las haya, continuarán vacías.

Las puertas de los templos se mantendrán abiertas a la entrada y salida de las celebraciones, para que los fieles no tengan que tocarlas, ni sus manillas.

Para un resguardo de la feligresía se debe ofrecer gel antibacterial o algún otro líquido prescrito por la autoridad sanitaria a la entrada de los templos, con el fin de prevenir el contagio.

Lea además: Bancos nacionales se comprometen a garantizar sistema Biopago en estaciones de gasolina

Celebración de la Eucaristía

Sacerdotes celebrantes o concelebrantes, y diáconos: los clérigos que celebren o ayuden a la Eucaristía, deberán usar la mascarilla y lavarse las manos antes de iniciar la celebración.

Lectores: En los días feriales la primera lectura y el salmo pueden ser leídos por una sola persona. Pueden ser más en los domingos y solemnidades. Conviene que usen mascarilla y guantes para resguardar el micrófono. En la lectura del Evangelio, por la circunstancia de la pandemia, conviene omitir el gesto de signar y besar el libro. Tal vez sólo se hará un gesto de inclinación de cabeza al finalizar su lectura.

Homilía: en aras de la brevedad, conviene que la homilía no exceda los de diez o quince minutos.

Oración de los fieles: Conviene que las preces sean leídas por una sola persona o por el mismo que preside. Hay que evitar que esta parte de la celebración se prolongue demasiado.

Ofrendas: Durante la pandemia conviene suprimir todo tipo de procesión de dones. Si algún fiel lleva algo al templo, debe preverse un lugar donde colocarlo para luego ser recogido por los ministros servidores.

Saludo de la Paz: Se debe evitar cualquier contacto físico. El saludo se hará con una simple inclinación de cabeza, o se suprimirá.

Sagrada Comunión: la comunión se recibirá en la mano (con el debido cuidado y respeto). Si es posible, el sacerdote que va a distribuir la comunión se lavará antes las manos, o usará gel antibacterial.

Cuidado pastoral de los Enfermos

Unción de los Enfermos: El sacerdote debe responder lo más pronto que pueda a la solicitud de este sacramento. Hará uso de las debidas precauciones tanto en sí mismo como respecto al enfermo. Así pues, usará mascarilla y guantes.

Comunión de los Enfermos: El ministro usará mascarilla y guantes. Debido a las circunstancias, este rito deberá hacerse con más brevedad que de costumbre.

Administración del Bautismo

Número de personas: Se debe evitar la aglomeración de personas en el templo, por lo cual convendría hacer los bautismos de manera individual o en número reducido. Todos los que asistan deberán usar la mascarilla.

Pila Bautismal: La pila debe estar provista de agua limpia, la cual se bendecirá en el momento de la celebración. Una vez derramada en la cabeza de un niño no debe ser usada de nuevo, sino que se la desechará de la manera habitual. Evitar, en el momento de la ablución con el agua, la aglomeración de familiares o amigos. Siempre deberá guardarse la distancia prevista.

Sacramento de la Reconciliación o confesión

Confesor: El ministro debe usar mascarilla y guantes, y se colocará a una distancia no menor de dos metros del penitente. Al terminar de celebrar el sacramento deberá reiterar la higiene de las manos y limpieza de las superficies.

Penitente: Deberá usar mascarilla.

Lugar: Se deberá celebrar el sacramento en espacios amplios, que permitan el distanciamiento físico, y al mismo tiempo la confidencialidad.

Sacramento de la Confirmación

En general, deben seguirse las indicaciones dadas para la celebración de la Sagrada Eucaristía. En la crismación se podrá utilizar un hisopo o mota de algodón, distinto para cada confirmando. Al finalizar la celebración se incinerarán estas motas o hisopos. Obsérvense las normas ya dadas sobre distancia, protección y limpieza para cada uno de los participantes. Tanto celebrante como confirmando deben usar tapaboca.

Sacramento del Matrimonio

Asistentes o participantes: El número de personas asistentes o participantes debe reducirse al mínimo posible, y jamás deberá exceder lo establecido para una celebración eucarística.

Anillos y arras: Estos objetos deberán ser manipulados exclusivamente por los contrayentes.

Otras disposiciones: Hágase uso de la debida prudencia en la firma del acta matrimonial por parte de los contrayentes, testigos y ministro, para no reducir el debido distanciamiento.

Exequias
En general: Para las exequias valen las mismas indicaciones dadas para la celebración eucarística, si se celebran en un templo o capilla.

Asistentes: Podrán estar presentes los familiares más cercanos, según el número autorizado, los cuales deberán usar mascarilla y guardar la distancia de 1,5 metros.

Visitas a los templos para la oración

Deberán seguirse las indicaciones ya dadas, evitando las aglomeraciones. Las personas responsables del lugar sagrado señalarán debidamente los lugares para la oración y para la adoración del Santísimo Sacramento.

Durante la pandemia no se permitirá el turismo religioso (recorrido de los templos y otros lugares sagrados por razón de arte o folklore).

Actividades pastorales

Para la reactivación de los servicios pastorales de las diócesis, parroquias y movimientos, se esperará lo que determinen las autoridades sanitarias respecto al número de personas que podrán congregarse, directrices de higiene de personas e inmuebles y distanciamiento físico.

Este protocolo se pone en manos de los Obispos diocesanos y demás ordinarios de lugar para que lo apliquen de acuerdo a las circunstancias de cada circunscripción,emanando normas más detalladas, en las cuales se observen las medidas sanitarias para prevenir el contagio y la expansión del virus, reseñó El Impulso.

Forma parte de nuestro canal en Telegram y mantente informado del acontecer político y económico de Venezuela https://t.me/Descifrado

- Publicidad -