¿Qué llevó al precio del petróleo a operar en terreno negativo?

Desde el inicio de la 'guerra de los precios' del crudo hasta el acuerdo de la OPEP+ y la pandemia del coronavirus, te explicamos cómo ocurrió este colapso

208
petroleo
petroleo
- Publicidad -

El precio del petróleo WTI colapsó este lunes y opera en precios negativos por primera vez en la historia. ¿Qué ocurrió y cómo es que llegó a esto?

Te explicamos.

1. Petróleo tiene su peor enero desde 1991

- Publicidad -

El petróleo crudo en el mundo tuvo su peor enero desde 1991, presionado por los temores de que la demanda se viera afectada por la propagación del coronavirus en China.

En el primer mes del año, el WTI acumuló pérdidas por 15.14 por ciento ubicándose el 31 de enero en 51.56 dólares por barril.

Debido a que en ese momento China, donde comenzó el brote del COVID-19, había cerrado al menos 17 ciudades para restringir la movilidad y la propagación, los inversionistas mostraron cautela ante el temor de que el virus desacelerara el crecimiento económico de la nación asiática.

Los miembros de la Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados consideraban celebrar una reunión de emergencia en febrero. En esa etapa, Arabia Saudita era de los más interesados en esa reunión, ya que los precios cayeron a un mínimo de seis meses. Rusia, que inicialmente rechazó la solicitud, estaba ya dispuesta a celebrar el encuentro.

La reunión de la OPEP+ se llevó a cabo el 6 de marzo. En las conversaciones no se llegó a un acuerdo sobre la reducción de la producción de petróleo para limitar la caída de precios.

Además, en el encuentro, Rusia se negó a aceptar los recortes de producción impulsados por Arabia Saudita.

2. Arabia Saudita inicia ‘guerra’ petrolera

El 7 de marzo, Arabia Saudita dijo que comenzaría a producir más de 10 millones de barriles de petróleo por día a partir de abril, luego de que su alianza con Rusia dentro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se viniera abajo durante una reunión previa del grupo.

Arabia Saudita, mayor exportador de petróleo del mundo, comenzó una ‘guerra’ de precios ese día al aplicar el mayor recorte a los precios del crudo que vende al extranjero en los últimos 20 años, ofreciendo descuentos sin precedentes en Europa, Medio Oriente y Estados Unidos para que las refinerías compren el producto a los saudíes a expensas de otros proveedores.

Esto ocurrió cuando ya había una demanda seriamente afectada por el brote del nuevo coronavirus.

El 9 de marzo, el WTI cayó 24.59 por ciento a los 31.13 dólares por barril, desde su apertura de 32.87 dólares.

3. OMS declara la pandemia

El 11 de marzo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró que ya era una pandemia el surgimiento del nuevo coronavirus SARS-CoV-2, que provoca la enfermedad COVID-19. En ese momento había brotes de casos en 116 países y más de 4 mil muertos.

Si bien en días anteriores el precio del WTI tuvo una recuperación del 10.38 por ciento, el 11 de marzo tuvo una caída de 4 por ciento a los 32.98 dólares por barril .

4. Arabia Saudita escala ‘guerra’ y petróleo cae a menos de 23 dólares por barril

El 18 de marzo, los precios del petróleo cayeron por debajo de los 23 dólares por barril, nivel no visto en 18 años, luego de que Arabia Saudita prometiera seguir produciendo a nivel récord «en los próximos meses», escalando la guerra de precios con Rusia.

Ese día, el Ministerio de Energía de Arabia Saudita ordenó a Saudi Aramco que continuara «suministrando crudo a un nivel de 12.3 millones de barriles por día durante los próximos meses», según un comunicado.

Además, en dicha jornada, el WTI cerró en 20.37 dólares por barril, una caída del 24.42 por ciento.

5. ¿Y Rusia?

Rusia no quería armarse para realizar nuevos recortes en su lucrativa producción de petróleo. Se quejó de que su acuerdo de tres años con la OPEP, que gestiona el suministro mundial de petróleo desde 1960, había ayudado a la industria del shale de Estados Unidos.

Además, Rusia estaba cada vez más enojada con la voluntad de Trump de emplear la energía como herramienta política. Se molestó por el uso de sanciones estadounidenses para evitar la finalización de un oleoducto que une los campos de gas de Siberia con Alemania, conocido como Nord Stream.

6. Anuncio de Trump frente al conflicto

Luego de que el presidente estadounidense Donald Trump anunciara el 19 de marzo que se involucraría en el enfrentamiento que sostenían Arabia Saudita y Rusia, el petróleo tuvo su mejor día en todos los tiempos.

En el momento, los futuros de EU subieron 24 por ciento, el mayor aumento desde que comenzaron a operar en 1983.

El 26 de marzo, EU hizo su intervención más directa en el conflicto instando a Arabia Saudita a «estar a la altura de las circunstancias y tranquilizar» a los mercados de energía, debido a la incertidumbre económica.

No obstante, al 1 de abril, Arabia Saudita no mostró signos de inclinarse ante la presión del mandatario estadounidense para aliviar la ‘guerra’ de precios con Rusia. Al contrario, el reino llevó su producción de crudo a niveles récord.

Riad comenzó abril aumentando el suministro a más de 12 millones de barriles por día, el aumento más grande registrado.

Además, el reino insistió en que solo retrocedería de su decisión de inundar el mercado global si todos los productores líderes del mundo, incluido EU, acordaban reducir la producción.

7. Petróleo ‘se dispara’ tras informe de posible recorte de producción

Para el 2 de abril, los precios del petróleo subieron más de 24 por ciento luego de una declaración de Trump, donde dijo que esperaba que tanto Arabia Saudita como Rusia redujeran su producción en 10 millones de barriles.

Ese día, la mezcla WTI cerró con un avance de 24.66 por ciento a los 25.32 dólares por barril.

Al día siguiente, el anuncio de que la industria petrolera rusa estaba lista para acordar reducciones en la producción junto a Arabia Saudita llevó al WTI a ganar a los 27.04 dólares por barril.

No obstante, el 4 de abril, la OPEP+ retrasó una reunión convocada para finalizar la ‘guerra’ de precios del petróleo y se acordó llevarla a cabo hasta el 9 de abril, tres días después de lo propuesto por Arabia Saudita.

El retraso se debió a que Riad y Moscú se cuestionaban sobre quién era el culpable del colapso de los precios del petróleo.

Por esto, durante dicha semana de abril, los precios del petróleo bajaron ante la incertidumbre. El día 6, el petróleo dejó la recuperación de una semana previa y los futuros del petróleo cayeron alrededor del 4 por ciento en Nueva York, y alargaron la caída durante el día siguiente, por lo que el WTI perdió 7.55 por ciento a los 24.11 dólares por barril.

8. Reunión de la OPEP+

El 9 de abril, el grupo de países productores de petróleo de la OPEP+ logró un acuerdo para recortar el suministro en 9.6 millones de barriles diarios, pero el pacto estaba condicionado a que México aceptara sumarse a los recortes, luego de que la nación fuera la única en negarse a este convenio.

No obstante, al día siguiente, en su conferencia de prensa matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador reveló que sostuvo una llamada la noche anterior con su homólogo Trump, durante la cual se acordó que México recortaría 100 mil barriles diarios de su producción, mientras que EU haría un esfuerzo ‘extra’ por recortar 250 mil barriles más, además de lo que había pactado, para compensar la reducción de México.

En tanto, el 12 de abril, las naciones pertenecientes a la OPEP+ aceptaron la propuesta de México.

9. Y el coronavirus…

Mientras tanto, la demanda mundial de petróleo caía debido a las medidas de mitigación para enfrentar la pandemia del nuevo coronavirus, las cuales incluyen el aislamiento social y obliga a que las personas de todo el mundo permanezcan en casa y eviten viajes innecesarios.

Se estima que entre un tercio y la mitad de la población mundial está en aislamiento social, por lo que pocas personas conducen, vuelan o realizan actividades que requieran el uso del crudo y derivados.

La demanda de crudo podría caer en 27 millones de barriles por día este mes, según estimó Rystad Energy el 10 de abril, mientras que el Grupo Trafigura estima que el impacto actual en el consumo es de alrededor de 35 millones de barriles por día.

10. La caída en la demanda

El 16 de abril, la OPEP+ estimó que la demanda de su crudo caerá a un mínimo de tres décadas, mientras la pandemia congela la economía global.

Durante el segundo trimestre de 2020, la OPEP previó que producirá alrededor de 20 millones de barriles diarios menos, según un informe mensual del grupo. La organización no ha producido tan poco crudo desde principios de 1989.

En tanto, el 17 de abril, el petróleo caía por debajo de los 19 dólares por barril en Nueva York tras una ola de sombrías previsiones de demanda y un mercado físico que superó el acuerdo para reducir la producción.

11. Extensión de las caídas.

Además, el domingo, con la apertura de mercados asiáticos, el crudo extendió su caída y cotizó en mínimos de casi dos décadas; los futuros en Nueva York cayeron hasta 5.4 por ciento.

Este tropiezo se debe a que la pandemia merma la demanda del crudo, además de la preocupación de que los productores de combustibles se están quedando rápidamente sin espacio para almacenarlo.

12. Colapso de los precios

Este lunes, el petróleo opera en precio negativo por primera vez en la historia, ya que la agitación económica cada vez más profunda causada por la pandemia del coronavirus dejó a los comerciantes desesperados por evitar la entrega de crudo físico.

Una rareza técnica exacerbó la caída de los precios a medida que los operadores huyeron del contrato de futuros de mayo antes de su vencimiento el martes. El precio estos contratos perdió todo su valor, rompiendo todos los mínimos de los precios del petróleo desde 1946.

El crudo WTI bajaba a -35.80 dólares por barril, una caída de 295 por ciento, al filo de las 14:20 horas de la Ciudad de México.

Los precios del crudo están cayendo ante temores de que las instalaciones de almacenamiento están llenándose y no sean suficientes para contener la oferta del energético.

Hasta este lunes, en el mundo hay 2 millones 482 mil 827 casos positivos y 168 mil 974 personas han muerto a causa del virus, de acuerdo con datos de Bloomberg.

13. ¿Qué pasará?

Un colapso tan dramático en el precio del petróleo, si se sostiene, dañaría los presupuestos nacionales de los estados petroleros desde Venezuela hasta Nigeria e Irán, amenazando con cambiar la política en todo el mundo. Los precios volátiles del petróleo son una complicación adicional a medida que los responsables políticos intentan proteger a las economías del impacto del COVID-19.

No obstante, hay ganadores de los precios más bajos del petróleo. Entre ellos está China, el mayor importador mundial de petróleo, cuya recuperación del virus será clave para la economía mundial. Estados Unidos, una vez beneficiario de los bajos precios del petróleo, ahora es un exportador en lugar de un comprador.

Se teme que los precios del petróleo aumenten súbitamente debido a la forma en que podrían aumentar los costos en toda la economía global y frenar el crecimiento económico. Ahora, un mundo que se tambalea por una recesión económica provocada por el virus está soportando otro tipo de ‘shock’ con el tema petrolero.

Con información de El Financiero.

Forma parte de nuestro canal en Telegram y mantente informado del acontecer político y económico de Venezuela https://t.me/Descifrado

- Publicidad -