Venezolanos fabrican mascarillas para la venta en medio de cuarentena por coronavirus

La razón principal de este nuevo proyecto, que también llevan decenas de pequeños negocios, es sacar provecho de un negocio en un país donde el costo promedio de un tapabocas en farmacias oscila desde 100.000 a 420.000 bolívares, o el equivalente a entre 1,3 a 5,6 dólares.

EFE
- Publicidad -

En un pequeño taller de costura Stalina Svieykowsky y Nelson Jiménez preparan la entrega de 60 tapabocas en medio de la cuarentena nacional ordenada por el presidente venezolano Nicolás Maduro para intentar frenar la expansión del coronavirus.

El uso de mascarillas se ha hecho obligatorio en el país petrolero para detener la propagación del virus en la nación que vive su tercer año de hiperinflación, con un sistema precario de salud y fallas constante en los servicios básicos como agua y electricidad, según reseña Reuters.

Lea además: OIT: Más de 24 millones de empleos se perderán por la pandemia del coronavirus

- Publicidad -

Desde hace más de 20 años, Svieykowsky, una mujer de 39 años, se ha dedicado a la confección y costura de disfraces, chaquetas y uniformes escolares. Ahora con su compañero Jiménez, de 44, iniciaron el diseño y confección de mascarillas en su casa en San Antonio de Los Altos, una ciudad a 40 minutos de la capital venezolana.

La razón principal de este nuevo proyecto, que también llevan decenas de pequeños negocios, es sacar provecho de un negocio en un país donde el costo promedio de un tapabocas en farmacias oscila desde 100.000 a 420.000 bolívares, o el equivalente a entre 1,3 a 5,6 dólares.

Además no hay suficientes tapabocas para la demanda local de la nación OPEP, donde el salario mínimo mensual, que incluye un bono de alimentación, es de 450.000 bolívares o unos seis dólares.

Las que elaboran Svieykowsky y Jiménez cuestan 30.000 bolívares o menos de un dólar y las comercializan a través de redes sociales, práctica que se ha hecho común en medio de la cuarentena. Los expertos recomiendan el uso de mascarillas en personas enfermas para evitar contaminar a los sanos y la vida útil de estos elementos de protección es de pocas horas.

“Las tenemos a bajo costo por la cuestión de la necesidad, la situación económica que todos estamos atravesando”, sostuvo Svieykowsky, quien agregó que también las han regalado cuando las personas no tienen el dinero para pagarlas “esa también es la idea, ayudar un poquito a las personas que lo necesitan”.

El pasado fin de semana, Maduro dijo que tenían 8 millones de tapabocas para distribuir en todo el país e instó a las familias a fabricar sus mascarillas “con creatividad”.

En las calles, funcionarios policiales vigilan su uso.

Forma parte de nuestro canal en Telegram y mantente informado del acontecer político y económico de Venezuela https://t.me/Descifrado

- Publicidad -