Diputado Casella: Por un basurero, me fugué de la embajada de México

El parlamentario llevaba 126 días asilado en la residencia.

945
- Publicidad -

La fiesta del Día de la Independencia en la residencia del la representación diplomática de México en Caracas era discreta y austera. Alrededor de 40 personas entre personal de la embajada, familiares y amigos se reunieron en el inmueble ubicado en el barrio residencial de Valle Arriba para festejar con un menú que incluía pozole con chile guajillo y tortillas frescas.

Entre los invitados estaba el diputado Franco Casella, dirigente nacional de Voluntad Popular, partido opositor al que también pertenece Juan Guaidó.  Casella llevaba 126 días asilado en la residencia, luego que el 14 de mayo ingresó al lugar después de que el Tribunal Supremo de Venezuela ordenara retirarle su fuero parlamentario, acusado de traición a la patria por participar en el levantamiento llamado Operación Libertad,seg{un reseña un trabajo publicado en el diario de México La Razon.com.

Circunstancialmente, ése fue el día que el diputado eligió para eludirse.

- Publicidad -

Lea además: Sunaval levanta suspensión de operaciones con acciones del BOD

 

El legislador supo alrededor de las 12:00 horas del 16 de septiembre que el salvoconducto para su solicitud de asilo en México sería entregado en pocos días, sin embargo  hizo una llamada telefónica y activó un protocolo que incluía sacar a su esposa y a la menor de sus hijas de Venezuela, e involucró a 5 personas, 2 vehículos, un recorrido alrededor de 1,000 kilómetros y 19 horas de ansiedad hasta el suelo colombiano.

“En pleno Día de la Independencia, en medio de una celebración muy discreta que había para festejar con personal de la embajada, yo tomo la decisión más peligrosa, de emprender un proceso de sacar a mi familia y , en paralelo, horas más tarde, salir yo. Decido fugarme, en minutos, activo a un grupo de colaboradores, envío mensajes al equipo para que active un plan de emergencia”.

En entrevista con La Razón, el dirigente de Voluntad Popular explica que su decisión estuvo motivada principalmente porque le incomodó que el otorgamiento de asilo se fuera a dar en medio de un diálogo que considera falso, pues solamente participan Nicolás Maduro y actores poco relevantes de la oposición venezolana.

“Yo dejé una carta, yo no dije por qué me había ido. No podía decirlo porque yo no sabía si llegaría o no a salvo a mi destino, que era salir del país”.

“Se pretendió hacer un show en la cancillería venezolana, en donde México me entregaba el asilo y Delcy Rodríguez me entregaba el salvoconducto, yo no me iba a prestar para ese intercambio”, declara.

Casella sostiene que su solicitud de asilo, la cual ingresó por medio de una carta el 26 de julio de 2019, fue demorada debido a la injerencia de Delcy Rodríguez, vicepresidenta de la República Bolivariana de Venezuela, y su hermano, Jorge Rodríguez, quienes mantienen una relación con Efraín Guadarrama Pérez, director general de Organismos y Mecanismos Americanos de la Cancillería mexicana.

“Había hecho la solicitud. Pero empiezo a ver que se tarda eso demasiado. Hay un funcionario, que es el enlace entre el Canciller, y es quien supervisa directamente a los encargados de negocios, Efraín Guadarrama. Este personaje empieza a generar retardos, me dice que está concedido el asilo, pero no me entregan el documento.

“Este funcionario también mantiene conversaciones y una relación muy cercana, a mi gusto, con los hermanos Rodríguez, Delcy y Jorge, enclaves de Maduro. Ya yo sentía una parcialidad hacia el régimen, no de los funcionarios, sino de quien generaba las instrucciones desde México”, declara.

Así, mientras en la residencia oficial de la representación mexicana se llevaba a cabo la comida con motivo del 209 aniversario de la Independencia, Casella se retiró a su habitación, empacó sus pertenencias en una bolsa de basura y se dispuso a abandonar el inmueble, que estaba vigilado por seguridad privada y policías.

El momento que el diputado opositor a Maduro eligió para escabullirse fue después del brindis de honor, en el cual participó e incluso dirigió unas palabras a las autoridades mexicanas, que ni siquiera sospechaban que unos minutos después, alrededor de las 18:00 horas, se iría.

No deje de leer: Venamcham estima inflación de 38.305% para fines de 2020

“Dije unas palabras muy sentidas acerca de mi afecto hacia México. Ya en el fondo yo sabía que eran palabras de despedida, pero los funcionarios no”, recuerda.

El legislador relata que utilizó la puerta del cuarto por donde se tiran los desperdicios de la casa para salir a la calle, donde, con miedo, caminó alrededor de 150 metros a la Avenida Nicolás Copérnico, hasta un punto donde un colaborador le entregó las llaves de un vehículo que ya estaba en marcha.

No tenía idea de cuánto le tomaría a los diplomáticos mexicanos percatarse de su ausencia, por lo que condujo el automóvil a través del barrio de Las Mercedes y Chula Vista hasta llegar a la Autopista Francisco Fajardo y enfilar hacia el oeste.

Casella recuerda que el recorrido se volvió eterno, pues todo el tiempo miraba el espejo retrovisor de su vehículo para asegurarse que nadie lo seguiera, ya que el riesgo de caer en las manos del Servicio Bolivariano de Inteligencia y de la Guardia Nacional Bolivariana era latente. De hecho, en varias ocasiones tuvo que acceder a caminos secundarios para evadir la mayor cantidad de retenes policiacos posibles, algunas de cuyas ubicaciones conocía gracias a que un colaborador le había dado esa información.

Así condujo hasta Maracay, localidad ubicada a 129 kilómetros de Caracas, donde cambió de automóvil. Desde este punto, Casella estuvo acompañado por un amigo.

Lea el trabajo completo en  La Razon.com.

Forma parte de nuestro canal en Telegram y mantente informado del acontecer político y económico de Venezuela https://t.me/Descifrado

- Publicidad -