La agonía de un abuelito pensionado: “Ahorita me desmayé, me dieron agua y me dejaron aquí sentado“

1698
Pensionados
Pensionados
- Publicidad -

Ahorita me desmayé, me dieron agua y me dejaron aquí sentado“, manifestó un abuelito en Zulia que, a pesar de haber aguantado el vibrante calor que caracteriza al estado a lo largo de su vida, las arrugas y lo áspero de su piel dejan en evidencia que el más fuerte guerrero cede ante los obstáculos que no solo coloca el régimen en su camino, sino las asadoras condiciones climáticas de la región, reseñó La Patilla.

Se dice fácil, 30 grados y contando, sin luz, agua y demás servicios por semanas, una fila interminable de personas que ostentan una juventud prolongada para solicitar una pensión mediocre que no alcanza para más de un kilo de cebollas y otro de tomates.

- Publicidad -