Paralización de grandes obras como práctica gubernamental denuncia Transparencia Venezuela

4952
Metro
Metro
- Publicidad -
El Metro de Guarenas y Guatire, el tercer puente sobre el Río Orinoco, la Central Hidroeléctrica Tocoma y el hospital oncológico y toxicológico de Barinas son solo algunas de las obras contratadas por el gobierno venezolano en los últimos 20 años que hoy figuran como grandes monumentos a la desidia y la corrupción. No se concluyeron, ni aportaron beneficios a los ciudadanos, recuerda Transparencia Venezuela con su más reciente campaña “Obras Inconclusas”.
La organización elaboró una larga lista de obras proyectadas por los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, que ameritaron la inversión de grandes sumas de dinero pero que quedaron a medias, razón por la que los venezolanos hoy cuentan con menos opciones para tratar su salud, menos posibilidad de movilizarse dignamente, menos disponibilidad de electricidad y menos agua. La historia de cada obra inconclusa será contada semanalmente a través de sus redes sociales.
“Dejar las obras inconclusas, que antes era un hecho extraordinario, se volvió una práctica común en Venezuela. Y lo peor es que los ciudadanos no tienen quién responda por lo que ha pasado. No tienen a quién acudir para exigir que culminen las obras. Son indefensos frente a los órganos del poder público”, afirmó Mercedes De Freitas, directora ejecutiva de Transparencia Venezuela.
- Publicidad -