Compras nerviosas marcaron la jornada previa al paro cívico de 48 horas

1538
- Publicidad -

Nerviosos y temerosos de que falte la comida y estalle la violencia, los venezolanos aguardan una huelga de 48 horas el miércoles y jueves, en un ultimátum al presidente Nicolás Maduro para que suspenda la elección, el domingo, de la polémica Asamblea Constituyente, reseñó AFP.

De interés: Precios de los alimentos se disparan entre 20% y 50% previo al paro de 48 horas convocado por la oposición

«Compré comida extra, que no se dañe: latas y congelados (…). Hay que prepararse para no morirnos de hambre», dijo a la AFP Eugenia Santander, vecina de Montalbán, oeste de Caracas.

- Publicidad -

Por otro lado otros más osados y con enormes maletas a cuestas, decidieron migrar para abastecerse de alimentos cruzando la frontera con Colombia.

«Tuvimos que adelantar (el viaje) porque las elecciones son el domingo y de verdad no sabemos qué va a pasar y para estar más seguros preferimos venirnos», dijo María de los Angeles Pichardo, quien este martes cruzó a Colombia con su esposo y un hijo, en declaraciones a la AFP en el paso fronterizo de Villa del Rosario.

El rechazo a la Constituyente -según Datanálisis de más del 70%- escaló aún más las protestas que iniciaron hace cuatro meses para exigir la salida de Maduro, y que dejan más de un centenar de muertos.

La coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) pidió bloquear las calles durante la huelga, lo que hace temer violencia. La semana pasada un paro de 24 horas dejó cinco muertos.

Para el viernes, la MUD llamó a una gran marcha en Caracas, advirtiendo que si Maduro insiste en la elección, tomará acciones más contundentes el sábado y domingo en un «boicot cívico electoral».

«Queremos vivir dignamente»

Leonor Cardozo, administradora de 56 años y quien vive en El Cafetal (sureste de Caracas), compró pollo y verduras para 15 días, para no tener que salir a la calle.

Las principales centrales obreras anunciaron que se sumarán a la huelga. Sin embargo, el gobierno controla la estratégica industria petrolera, fuente del 96% de divisas del país, y el sector público, de más de tres millones de empleados.

«Exigimos a Maduro que quite la Constituyente porque va a traer más hambre y miseria. Sólo queremos vivir dignamente, que el salario alcance», aseguró el sindicalista Miguel Quiroz, de la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV).

La convulsión política se alimenta de una severa crisis económica con escasez de alimentos y medicinas, y un alto costo de la vida. El FMI calculó en 720% la inflación para este año y en 12% la caída del PIB.

Más información: ¡Inflación imparable! Canasta Básica Familiar alcanzó Bs 1.738.150,55 en junio

- Publicidad -