Actualmente, de las 3800 empresas que quedan, el gremio prevé que más de mil cesarían sus operaciones si persiste la hiperinflación y los controles gubernamentales.
Insistió que hay una hoja de ruta en la cual se está trabajando para lograr una normalización política y que los procesos de negociación son complejos, y no se puede pretender resolver en un fin de semana lo que ha ocurrido en 18 años”.
La inflación galopante está destruyendo la capacidad de cualquier empleado de cubrir desde los alimentos más básicos hasta cualquier tipo de gusto extra al que se desee acceder.
Se requieren por lo menos dos salarios mínimos (actualmente se ubica en Bs. 177.507) para comprar un solo juguete. De manera que los padres que tienen más de un hijo requieren mucho más que su ingreso mensual para mantener viva la ilusión de sus pequeños en un país donde la prioridad es comprar alimentos.
El costo de los alimentos medidos desde el gasto en las compras de productos en los supermercados remarca vértices ascendentes. En los últimos meses evaluados por el Cendas, la canasta de dos millones 681 mil bolívares subió a tres millones 918 mil bolívares, 46,13 por ciento en el comportamiento a septiembre a octubre.
Es importante recordar que un empleado promedio devenga de salario integral 456.507,44 Bs. lo cual no le permitiría comprar un kilo de café sin sacrificar otros productos importantes de la dieta.
En el rubro de las frutas la situación no es menos alentadora ya que el cambur está entre 7.000 Bs y 10.000 Bs; mientras el melón dio un salto hasta los 23.000 Bs. En el caso de la piña se vende en combo de tres por 17.000 Bs.
En tres semanas el queso duro pasó de 44.000 a 98.300 bolívares en los principales mercados caraqueños.
Explicó el diputado que un cambio de gobierno permitirá detener este desastre, que ha convertido al efectivo en un bien “de lujo” que se transa por comisiones de hasta 50 %, con un valor de la moneda absurdo que obliga a los venezolanos a negociar en moneda extranjera.
La Fitven es una iniciativa del Gobierno Bolivariano para lograr el fortalecimiento del sector turístico en el país, como parte de los 15 motores de desarrollo económico. En la actividad participan unos 228 prestadores de servicio turístico tanto nacionales como internacionales, los cuales ofrecen sus potencialidades y participan en ruedas de negocios, destinadas a la creación de alianzas.