Inicio » Archivos por sección » Carta Semanal

Zona Privada Una actuación decepcionante

El balance de fin de año de la oposición deja más dudas que certezas, y la expectativa de que vuelva a tomar impulso para las elecciones legislativas de 2015

Zona Privada Como pajarito en grama

Frente a la difícil realidad política, social y económica de Venezuela la oposición todavía luce desarticulada y sin rumbo

Zona Privada De ilusiones también se vive

Mientras el sector privado y algunos analistas apuestan a una rectificación o cambio de rumbo por parte del Gobierno, la evidencia muestra que viene una radicalización y mayor persecución del empresariado

Zona Privada Estrategia perfecta

El Gobierno prepara la gran ofensiva contra el sector privado, que incluye 56 nuevas leyes habilitantes (o reformas), mayores restricciones al acceso a divisas y caballos de Troya dentro de las empresas

Zona Privada Se muerde la cola

En los últimos meses el Gobierno ha reducido las asignaciones de divisas, lo que ha generado un repunte de la cotización del dólar paralelo

Zona Privada Ecualizando las crisis

El Gobierno intenta mitigar el descontento dentro de la población, y dentro de las bases chavistas, mientras mantiene la mirada puesta en las elecciones legislativas del año que viene

Zona Privada Plan de contingencia

El Gobierno está realizando varios movimientos en el área petrolera para hacerle frente a la fuerte caída de los precios del petróleo, pero todo apunta a que esos ajustes serán ineficientes y a destiempo

Zona Privada El poder en las sombras

Una serie de grupos que ejercen control sobre ámbitos cruciales en la economía o tienen cuotas de poder político le dificultan gobernar al Ejecutivo y son una amenaza para la gobernabilidad en el país

Zona Privada Marea o tormenta Socialista

El descontento dentro del chavismo está haciendo emerger una corriente crítica que podría convertirse en una opción con mucha fuerza para las elecciones de 2015

Zona Privada No hay tiempo

El Gobierno tiene muchas decisiones económicas y ajustes pendientes, pero podría esperar hasta después de las elecciones legislativas para evitar el descontento popular